Milei contra los artistas

Escribe Maxi S. Cortés

El ataque a la cultura y la libertad de expresión de un régimen de explotación y barbarie.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Milei y sus huestes vienen dedicando gran esfuerzo a atacar públicamente a diversos artistas, en especial a la cantante pop Lali Espósito. Durante la campaña electoral, como tantos otros artistas, Espósito se sumó a la campaña “Milei no”. En estas horas un nuevo ataque presidencial se ha transformado en un debate nacional.

Censura

Lali Espósito se expresó críticamente para con el gobierno en su presentación en el festival “Cosquín Rock”. La artista de 32 años y un enorme éxito, cambió parte de la letra de su canción “Quiénes son”. Donde decía “Que si fumo, que si vivo, que si digo, que si bebo”, lo reemplazó por “que si vivo del Estado” en alusión a dichos de Milei, quien la acusa de enriquecerse a costa de los shows pagados con el presupuesto público y de haberse convertido en una propagandista política a sueldo. El respaldo de artistas y público a Lali ha sido enorme.

En el mismo festival, el cantante de trap Dillom, de 23 años, interpretó una canción del grupo Las Manos de Filippi, “Sr Cobranza”, que se hizo popular en 2001, a través de la interpretación del grupo Bersuit Vergarabat. Dillom cambió partes de la letra. Donde decía, por ejemplo, “Norma Plá a Cavallo lo tiene que matar”, la cambió por “A Caputo en la plaza lo tienen que matar”. Un abogado, que dice haber actuado “por cuenta propia” (Página 12, 12/2), denunció penalmente al trapero por “incitación a la violencia y amenaza agravada”.

El autor de la canción, Hernán “Cabra” de la Vega -quien dijo que la compuso inspirado en artículos de Jorge Altamira publicados en Prensa Obrera- se ha solidarizado con el artista,.

Juventudes y cultura

Milei no se conformó con el ataque a los jóvenes artistas, sino que también fue contra el propio evento. Acusó a la gobernación provincial de beneficiar a los organizadores mediante una ley de exención impositiva, que sancionó la exgobernación de De la Sota. El gobernador Martín Llaryora, acusado por La Libertad Avanza de boicotear la “ley ómnibus”, lo defendió en nombre de la promoción de la cultura y el turismo en la provincia (Infobae, 15/2).

Todos los artistas y trabajadores de la cultura conocen perfectamente el régimen de precarización y usufructo intelectual al que son sometidos por parte de los capitalistas y empresarios del espectáculo. El permanente ataque a las condiciones contractuales laborales ha sido parte de la degradación del trabajo en términos más generales y ha contado con la complicidad de empresarios, gobiernos, funcionarios y burocracias sindicales.

El ataque puntual al Cosquín Rock es enteramente político. Ahí se reunieron miles de jóvenes, donde referentes históricos del género, pero también nuevos artistas como Lali Espósito y Dilom, se expresaron políticamente durante sus shows. Pero no fueron los únicos. Referentes como Divididos o el grupo mexicano Molotov también lo hicieron. Milei no le hace asco a los beneficios que pueda recibir el empresario: lo que pretende es condicionar la selección de la grilla o, al menos, regimentar lo que ocurra sobre el escenario.

La cultura y el arte se organizan

Al margen de estos agresiones personalizadas, el gobierno ha presentado su ataque a distintos artistas como un intento de desmontar un régimen de prebendas instalado por los gobiernos anteriores en connivencia con ciertos artistas.

Milei ha emprendido un ataque contra los distintos organismos centralizados y descentralizados que recibían financiamiento estatal de forma íntegra o parcial. El rechazo entre los artistas fue absoluto en todo el país, con asambleas, cacerolazos y pronunciamientos.

El ataque a la cultura y los artistas es un intento de censura que apunta a reestructurar las relaciones sociales, políticas en detrimento de las organizaciones y derechos de la clase obrera y los trabajadores: imponer una reestructuración económica que profundice la explotación y la barbarie.

Desde Artistas, Escritores y Trabajadores de la Cultura en Política Obrera, nos hemos solidarizado con los artistas atacados y sostenemos nuestra defensa innegociable por la libertad de expresión artística plena, por la defensa de presupuesto público para el financiamiento y promoción de la actividad y por la defensa de nuestros derechos laborales, previsionales e intelectuales.

LEER MÁS:

El matonaje presidencial contra Lali Espósito Por Olga Cristóbal, 16/02/2024.

Mesa contra la privatización de la cultura: ¡A organizarnos en defensa de nuestros derechos! Declaración de Artistas, Escritores y Trabajadores de la Cultura en Política Obrera, 13/02/2024.

Suscribite a Política Obrera