Córdoba: Navarro-Díaz García confirman acuerdo con Schiaretti

Escribe Ángel Villa (Traslasierra)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hace casi un mes atrás, el vicegobernador de Córdoba- y presidente de la legislatura provincial-convocó a una reunión de presidentes de bloque, donde hizo aprobar una reducción del 45% en los sueldos de los legisladores. El recorte vino acompañado de otros similares en las empresas públicas y el Banco Provincia, junto a la advertencia de que, si continúa bajando la recaudación, los salarios estatales comenzarán a pagarse fraccionados. Además, se suspendieron los pagos a 27.000 beneficiarios de planes sociales y de empleo.

Es evidente que los recortes a legisladores y "jerárquicos" son la coartada de una política general de ajuste contra los estatales y desocupados de Córdoba, con un agravante: la medida que el vicegobernador colocó a consideración de los presidentes de bloque dispone esa reducción... ¡por 4 meses.! O sea, una estafa. Ni siquiera es un ajuste o un recorte definitivo, sino más bien un intento por encubrir las dietas de los diputados en medio de la crisis social y de la pandemia. Para completar el panorama, hay que decir que el recorte de las dietas fue ilegal, porque lo adoptó el presidente de la legislatura con el aval de los presidentes de bloque, cuando una medida de este tipo -y así lo establece el reglamento de la legislatura- sólo puede ser aprobada en una sesión de diputados. Las reuniones de "labor parlamentaria" (presidentes de bloque) ordenan la agenda de las sesiones, no pueden sustituirlas.

Asistimos, por lo tanto, a una medida mentirosa -recorta las dietas de los legisladores por sólo cuatro meses- que sirve de coartada para ajustar a los estatales y que, además, comporta un avasallamiento de las funciones propias de la Legislatura. Pues bien: esta nefasta operación política se llevó adelante con la aprobación del PO provincial, a través de su diputada Soledad Díaz García.

Las pruebas de que esto es así son concluyentes:

-El Boletín Oficial de la provincia señala que “en el marco de la reunión de Comisión de Labor Parlamentaria celebrada con fecha 20 de abril de 2020, con la presencia de las Autoridades de Cámara y los bloques Hacemos por Córdoba, Juntos por el Cambio, Unión Cívica Radical (U.C.R.), Encuentro Vecinal Córdoba, Frente de Izquierda y los Trabajadores, M.S.T-Nueva Izquierda y Coalición Cívica-ARI se resolvió por mayoría y sin el acompañamiento del bloque M.S.T.-Nueva Izquierda, disponer la reducción de las dietas de Legisladores, y los haberes de Autoridades Superiores y Funcionarios del Poder Legislativo de la Provincia de Córdoba por el plazo de cuatro (4) meses”.

-Existen fotos de la reunión y un spot publicado en la cuenta oficial de la Legislatura en YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=FKA4oHU8TSI).

-Cables de “La Voz” y “Cadena 3”, señalando que “la decisión fue acordada esta tarde por los representantes de seis de los siete bloques. Acompañaron Unión Cívica Radical; Juntos por el Cambio; Encuentro Vecinal Córdoba; Frente de Izquierda y de los Trabajadores (o sea el PO (O)), la Coalición Cívica ARI y Hacemos por Córdoba. El MST Nueva Izquierda no apoyó la iniciativa”. Todo esto lo hemos explicado largamente en un artículo -" Habemus co-gobierno en Córdoba, desde Schiaretti hasta el PO ‘oficial’” (Política Obrera, 25/4).

Ahora, el dirigente del aparato del PO en Córdoba, Jorge Navarro, intenta desmentir todo esto en una nota aparecida en Prensa Obrera con el título de “El MST defiende privilegios de los políticos burgueses”. El título de la nota obedece a que el MST criticó al PO (O) oficial por este aval a Schiaretti. En este caso, el testigo denunciante es presencial, pues la diputada del MST estuvo presente en la reunión y, como informan los diarios, no votó la moción del gobierno.

Navarro, sin pudor alguno, asegura que el supuesto aval del PO (O) a la rebaja de salarios de los legisladores nunca habría existido, e incluso que se opusieron a ella. (El ataque a) “…Soledad Díaz García, por un supuesto ´apoyo´ a la disposición de Schiaretti… es simplemente una calumnia (…) basa toda su fundamentación en un supuesto ´aval´ que nunca existió de parte del PO… No hubo aval, tampoco resolución parlamentaria. Sí hubo una reunión del vicegobernador con los presidentes de los bloques legislativos donde el gobierno informó la medida… ¿Qué hizo el Partido Obrero? En la propia reunión denunció la impostura”.

Navarro debió haber denunciado por calumnia a los medios oficiales del estado cordobés y exigido rectificación a los principales diarios de Córdoba. No lo hizo: sólo conocemos un texto publicado en Prensa Obrera, firmado por la legisladora Soledad Díaz García, donde se menciona a la reunión de presidentes de bloque y se señala que “la medida adoptada por el gobierno es una impostura por donde se la mire.” Pero la medida fue "adoptada por el gobierno" en acuerdo con casi todos los bloques (PO-O incluido) cuando sólo podía ser resuelta por una sesión plenaria. Al endilgarle al gobierno lo que su diputada aprobó, el aparato del PO encubre una usurpación de funciones legislativas que los tuvo como cómplices. Ello, mientras denuncian y exigen "que funcione el Congreso nacional".

Deschave

A renglón siguiente, sin embargo, Navarro brinda todos los elementos para que podamos confirmar lo que ya sabemos – o sea, que la diputada García avaló la reducción de dietas de legisladores, que es la cobertura de una política de ajuste y reducción salarial contra todos los estatales de la provincia.

En efecto: Navarro denuncia que "el MST ha salido con una campaña pública rechazando el descuento del 45%. (...) no es de socialistas oponerse al recorte de los privilegios de la burguesía…”. Con ello, reconoce que "como buen socialista", su diputada apoyó al vice de Schiaretti, y sirvió de cobertura de izquierda a la política de ajuste que ya se implementa contra los estatales cordobeses.

La conducta seguida por Navarro-García pinta de cuerpo entero a la camarilla que se apropió del PO, y su encerrona en este asunto. Si se oponían a las reducciones truchas de los privilegios de los políticos patronales, temían “quedar pegados” a la “casta política”. . Ahora, ocultan el apoyo servido a una medida ilegal para no “quedar pegados” a la campaña contra el salario de los estatales, que la falsa reducción de dietas -¡por cuatro meses!- debía necesariamente potenciar. Navarro, entonces, dice una cosa y su contrario, esperando que el temporal pase pronto. Llamarlo impostor es excesivo, pues un impostor debe ser mínimamente efectivo en su labor de encubrimiento. Acá no encontramos más que un intento torpe y grosero de autoblindaje. Lo cierto es que Navarro-García, el oficialismo del Partido Obrero, sumaron su apoyo a una medida del gobierno del “anticordobazo".

En su fuga hacia adelante, Navarro denuncia al MST por arrastrar “una larga trayectoria oportunista”, y recuerda su participación en armados políticos de la burguesía. Le saca la “carpeta” que, en cambio, ocultó a la hora de ampliar el FIT-U (y ver si sumaban algún voto, lo cual no ocurrió).

Los trabajadores y el activismo deben sacar las conclusiones de este debate. El FIT-U se descompone en su arribismo sin principios.

Suscribite a Política Obrera