Siguen suspendidos los remedios para los pacientes sin cobertura de salud

Escribe Luciana Diaz

Tiempo de lectura: 3 minutos

Esta semana volvió a salir a la luz la suspensión de la entrega de remedios a personas sin obra social ni prepagas, en esta oportunidad, a raíz de la denuncia que hizo Maria Valenzuela sobre la suspensión de la entrega de remedios a su hija por parte del gobierno nacional. Malena Mendizábal, la hija de Valenzuela, tuvo un ACV y necesita medicación crónica. Consume tres cajas de un medicamento contra las convulsiones pero este mes le entregaron sólo una. El costo de cada caja es de 18.000 pesos.

En este caso, se trata de un costo elevado pero "solucionable". En una situación similar pero insostenible están cientos de enfermos crónicos que necesitan medicamentos que ascienden a precios millonarios, como en el caso de los tratamientos contra el cáncer.

Desde la asunción del gobierno de Milei, el Ministerio de “Capital Humano” suspendió la Disposición de la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (DADSE) que se encargaba de dispensar estos remedios.

Pettovello denunció sobrefacturación de remedios y, según dice, emprendió acciones penales contra los responsables de la oficina encargada. Pero con esta excusa suspendió por completo su entrega, condenando a muerte a los pacientes.

Recordemos que se trata de personas en situación de vulnerabilidad, entre los cuales hay muchos trabajadores en negro que no tienen obra social porque sus empleadores nunca realizaron los aportes.

De Nación ni les abren el expediente, y desde los ministerios de Salud de las provincias tampoco obtienen respuesta.

El plan ENIA, en riesgo

El Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), creado en 2017 para prevenir los embarazos adolescentes en todo el país, requiere una actividad conjunta entre las áreas de Salud, de Desarrollo Social y de Educación, estas dos últimas absorbidas hoy por “Capital Humano”.

El plan está conformado por 709 trabajadores contratados hasta marzo que se desempeñaban de manera interdisciplinaria proporcionando el dispositivo subdérmico de anticoncepción y brindando asesoría sobre educación sexual y reproductiva a adolescentes.

El gobierno de Macri fue criticado, en su momento por haber puesto el énfasis en el embarazo adolescente, desatendiendo por completo las campañas para la prevención de enfermedades de transmisión sexual, lo cual disparó los contagios, al tiempo que el mismo gobierno aumentó la burocracia para conseguir los remedios. Pero lo cierto es que el Plan Enia, implementado en 14 provincias, tuvo éxito en reducir los embarazos entre niñas y adolescentes casi un 50% en 3 años, lo cual además generó beneficios debido a que la maternidad a edades tempranas es uno de los determinantes más importantes de la reproducción intergeneracional de la pobreza y obliga a las madres a dejar el secundario. Pero actualmente, el Ministerio de Salud desatiende todos los aspectos en cuestión, ya que están eliminadas las campañas de prevención de cualquier tipo al tiempo que cortó los recursos del plan ENIA.

Pensado en los términos de Milei, la eliminación del plan es un tiro en el pie, ya que el mismo solo tiene un costo por niña de 90 dólares anuales mientras que implica, para el presupuesto nacional, un ahorro calculado en 0.16% del PBI si se contabilizan los costos asociados a la atención de una gestación y el parto en chicas de 10 a 19 años, y las contribuciones que se pierde el Estado porque estas personas –está estudiado y probado– terminan en menor proporción la escuela secundaria y en su adultez estarán más desempleadas que aquellas que no tienen hijos a edades tempranas, según el estudio Milena, realizado por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

Los miles de despidos en el Estado se producen a la par del desguace de programas que afectan a la población. Esta situación plantea la necesidad de una respuesta de conjunto –organizar la huelga general.

LEER MÁS:

El gobierno suspende la entrega de remedios oncológicos Por Luciana Diaz, 15/02/2024.

Suscribite a Política Obrera