Pinochet (nieta) en el ministerio de la Mujer

Escribe Javiera Sarraz

Tiempo de lectura: 3 minutos

Casi dos meses se demoró Piñera en nombrar una nueva ministra de la mujer, luego de que dos millones de mujeres se movilizaran por las calles de Santiago durante el 8M, y echaran a la ex ministra Isabel Plá. Finalmente, el pasado 6 de mayo, nombró para el cargo a Macarena Santelices, militante del Partido Unión Demócrata Independiente (UDI), y sobrina nieta de Pinochet.

La renuncia de la ex ministra Isabel Plá, generó impacto en diversos ámbitos. Al interior del movimiento de mujeres, se celebró como una victoria política contra el gobierno. La consigna “Fuera Plá”, había tomado casi la misma fuerza que el “Fuera Piñera”, pues el movimiento la responsabilizó inmediatamente de los femicidios y abusos sexuales que las fuerzas armadas habían cometido contra las manifestantes de la rebelión.

La renuncia de Plá fué polémica también, porque renunció cinco días después del 8M sin previo aviso. Los medios se jactaron de haberse enterado de la renuncia antes de que ella lo informara en La Moneda.

Disputa por el cargo

La elección de Santelices llegó tarde por dos razones. Por un lado, un fortalecido movimiento de mujeres acechaba contra cualquier próxima ministra. Por otro, se había generado una disputa por el cargo al interior de “Chile Vamos”, la coalición política de Piñera. El partido de Piñera, Renovación Nacional (RN), propuso a su ministra subrogante Carolina Cuevas; mientras que la UDI reclamada el cargo luego del fracaso de RN con Plá.

El manejo del ejecutivo sobre el conflicto sanitario, recibió fuertes críticas y hostilidades del conjunto de la derecha. En este contexto, la UDI mejoró sus correlaciones de fuerza al interior de coalición; y finalmente, se definió a Santelices como la nueva ministra de la mujer.

“La momia” y las posiciones en el movimiento de mujeres

Algunos medios de comunicación, y organizaciones de mujeres y de los Derechos Humanos, han enfatizado su repudio a Santelices por su parentesco con Pinochet, y por su propia cualidad de “momia” - término chileno para referirse a los políticos ultraconservadores y afines a la dictadura.

Pero en principio, la consigna que se ha viralizado por redes sociales en contra del nombramiento ha sido el hashtag "no tenemos ministra". Al que algunas corrientes feministas se han sumado de manera ambigua para poner énfasis en la "falta de formación y experiencia de la ministra en materia de género".

Éste es el caso de la Coordinadora Feminista 8M, en la misma línea que el Partido Comunista, el Frente Amplio y el resto de la oposición.

Qué significa

El nombramiento de esta fanática católica, enemiga del aborto legal, y promotora de que las mujeres no trabajen para dedicarse solo a las tareas del hogar; expresa la decisión del gobierno de devolver los golpes que el movimiento de mujeres le propinó en marzo. Esto se enmarca en la intención de Piñera de liquidar la rebelión popular valiéndose del estado de excepción; y avanzar contra los trabajadores con las reformas laborales y al sistema de pensiones.

Esto también se puede observar en la decisión de golpear al movimiento por los derechos humanos, cuando el pasado 9 de mayo, Piñera concedió el indulto presidencial a un genocida y ex agente de la Dirección Nacional de Inteligencia de Pinochet que participó en la Operación Colombo, operativo que desapareció a 119 militantes revolucionarios y opositores a la dictadura entre 1973 y 1974.

El reclamo que encabezan la oposición y sus agrupaciones afines es una posición reaccionaria, pues busca desviar el eje del abierto conflicto que desde el 18O las chilenas tienen contra la violencia del gobierno de Piñera y el Estado de Chile; como si una formada y experimentada ministra en “materia de género”, pudiera reconciliar la lucha que las trabajadoras tienen contra la opresión y explotación del capital.

Las circunstancias están invitando a las trabajadoras chilenas, a poner en pie nuevamente sus reivindicaciones y la rebelión.

Por el derecho al aborto legal, libre seguro y gratuito; por el derecho a una maternidad libre de violencia; no más femicidios.

No a los indultos de genocidas; juicio y castigo a los criminales de lesa humanidad, desde la dictadura de Pinochet hasta el gobierno de Piñera.

Fuera Santelices; fuera Piñera; Asamblea Constituyente libre y soberana.

Suscribite a Política Obrera