Trabajadores de Plusmar en lucha

Escribe Rocío de Varela

Tiempo de lectura: 1 minuto

Desde la madrugada hasta el mediodía del viernes 15 de mayo, los trabajadores de la línea de transporte de larga distancia Plusmar mantuvieron cortado uno de los carriles de la avenida Calchaquí, en el Cruce Varela. Exigían el pago de sus salarios, entre otros reclamos. Doscientos choferes, mecánicos y administrativos fueron a la acción luego de esperar durante varios días que la patronal les depositara el sueldo. Decidieron entonces concentrarse en la puerta de la empresa y realizar allí un piquete y quema de neumáticos, desplegando carteles y banderas que explicaban sus reivindicaciones, recibiendo del resto de choferes y trabajadores, que circulaban por el resto de los carriles, saludos y bocinazos en caluroso apoyo.

La patronal viene de amasar enormes ganancias luego de una “exitosa” temporada, pero no quiere pagar los sueldos en la cuarentena y deja sin un peso a sus empleados. Los trabajadores se encontraban realizando el aislamiento obligatorio en sus hogares con sus familias. Si estos patrones pretendieron especular con esta situación y pensaron que no habría lucha, les ha salido el tiro al revés. La respuesta obrera no se hizo esperar y tomó expresión en esta inmediata acción que mantuvo en vilo a la patronal.

Llegado el mediodía, la empresa tuvo que conceder una reunión y abrir una negociación. Frente a esto, los trabajadores levantaron el piquete. En la reunión, los directivos de la empresa ofrecieron el depósito de lo adeudado de marzo y abril, garantizados con los $32000 que aporta el gobierno en concepto de ATP. Un primer e importante paso adelante. Sin embargo, los trabajadores dejaron en claro que en el momento en que la cuarentena finalice continuarán con lucha por hacer cumplir el convenio colectivo de trabajo, exigir el fin de las horas en negro y de las vueltas redondas, en las que sin descanso adecuado van y vuelven a un destino. Incluso instalaron carteles con estas exigencias en la propia puerta de la empresa.

De esta primera experiencia se ve claramente que la lucha rinde y que la clase obrera está en guardia frente a los atropellos que las patronales quieren imponernos. La jornada del viernes fue solo una muestra.

Suscribite a Política Obrera