La Nirva: primera victoria de una lucha que sigue

Escribe Vanina Rojas

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de varios días de acampe y amenazas de por medio, las trabajadoras y trabajadores de La Nirva lograron un acta de compromiso que obliga a la patronal al pago del 100% de los sueldos adeudados. El lunes 18, en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires firmaron un acta en la que la patronal pague los sueldos adeudados desde hace siete meses.

El conflicto es de larga data. Hace un año y medio, la fábrica había despedido a 80 trabajadores de los más de 140. A los que quedan, les deben sueldos y aguinaldo. Desde el 2019 los trabajadores no percibían su salario y fueron estafados con cheques sin fondos, en un contexto de amenazas de la policía y de patotas.

La Nirva es la fábrica del alfajor Grandote y otros productos de confitería. Sus trabajadores han recibido el pago del 50% por parte del Estado a través del programa ATP (Programa de asistencia). El acta plantea que el pago se realizaría en tres cuotas, un 20% este martes y el viernes 22 el 30% faltante; mientras que propuso abonar el 50% de los salarios de mayo el jueves 28.

A pesar del compromiso, tras la experiencia de la estafa patronal, que entregó cheques sin fondo, una asamblea decidió continuar con el acampe en las puertas de la fábrica, hasta que se efectivice el pago.

Durante estos meses, el sindicato de Pasteleros estuvo ausente, hoy el secretario gremial Grosso quiere atribuirse el triunfo, que fue el resultado de la fuerza y la decisión de las 63 familias obreras.

Ni el gobierno municipal ni provincial dieron respuesta. Fueron las y los compañeros quienes decidieron acampar en la puerta de la fábrica. Luego de un intento de desalojo violento por parte de la policía, el conflicto tomó trascendencia nacional y los trabajadores cobraron más fuerza.

El acta de compromiso fue arrancada sobre la base de deliberaciones colectivas, asambleas y acción directa. El conflicto fue abrazado por los vecinos de Lomas del Mirador que brindaron solidaridad, lo mismo que muchas organizaciones sindicales, políticas y barriales. Desde la tendencia del Partido Obrero estuvimos presentes apoyando las iniciativas, en el acanpe y aportamos al fondo de lucha.

Antes de la pandemia, la empresa había parado la producción sin ninguna excusa económica, ya que las ventas se mantenían. Actualmente reciben el programa ATP, a través del cual el Estado subsidia a las patronales. Otra muestra de que mientras se lleva a cabo el salvataje del capital, los trabajadores sufren las consecuencias de la crisis.

Lo conquistado cobra importancia en el distrito porque llena de energía todas las luchas en curso. La lucha de La Nirva se circunscribe en una lucha más general del movimiento obrero, que no está dispuesto a cargar en sus espaldas la crisis. La patronal anunció que en junio retomarían la producción. Está planteado el desafío de defender las conquistas laborales y elaborar un protocolo de seguridad e higiene. La defensa del salario y de las condiciones de trabajo es vital.

En la fábrica el 80% de los trabajadores son mujeres. Frente a un nuevo aniversario del 3J #NiUnaMenos, proponemos levantar este ejemplo de unidad de la lucha de la clase obrera, mediante la organización de asambleas en lugares de trabajo, que tomen todas nuestras reivindicaciones como trabajadoras para organizarnos por nuestros derechos y contra todo tipo de violencia.

Ni una menos sin trabajo, ni una más precarizada.

Suscribite a Política Obrera