Contra la intervención militar, el fascismo y el genocidio

Escribe Osvaldo Coggiola

Tiempo de lectura: 12 minutos

Que los trabajadores intervengan de forma independiente, como sujetos activos, en el resultado de la crisis brasileña, no como mendigos en filas inhumanas o como enfermos o muertos en la crisis, sino como candidatos a tomar su destino y el de la sociedad en sus propias manos.

El comportamiento político del gobierno de Bolsonaro, atribuido por buena parte de los analistas al carácter lunático de su personalidad, se inscribe (incluido el desequilibrio emocional y mental) dentro de una lógica y en el marco de una crisis sin precedentes del régimen político, tal como emergió del paso del régimen militar al civil en la década de 1980. En 2018, el diputado capitán retirado se insertó audazmente en el vacío político creado por el golpe institucional / militar de 2016, y por la completa incapacidad de la izquierda para proponer una alternativa política frente a la caída del gobierno encabezado por el PT (vale la pena recordar que hubo sectores de la izquierda que incluso apoyaron el golpe, o lo omitieron ostensiblemente). Sus principales impulsores (la vieja partidocracia burguesa) no fueron sus beneficiarios políticos directos, y en este vacío creció el bolsonarismo, con el apoyo de sectores de la clase media e incluso de sectores populares que, en décadas anteriores, habían apoyado al lulismo. Para eso, utilizó un precario aparato político prestado (el PSL); también disfrutó del apoyo del alto mando militar, entusiasmado con las manifestaciones callejeras que llamaron a la "intervención militar" y deseoso (en primer lugar, los intereses corporativos) de recuperar posiciones en el aparato estatal. Las corporaciones paramilitares (milicias), en una alianza inestable y conflictiva con el narcotráfico, ya habían saltado la barrera existente entre el dominio extorsivo de las favelas y las periferias y la intervención política fascista directa (asesinato de Marielle Franco, por nombrar el caso más conocido).

El gran capital brasileño se inclinó ante la posibilidad de gobernar (para su beneficio, por supuesto) el país con métodos bonapartistas y fascistas, basados en esta alianza política, también respaldados por el apoyo brindado al capitán-terrorista por los detentadores del imperialismo estadounidense (Trump y el lumpen republicanismo) y su peón en el Medio Oriente y alrededores (el régimen israelí), todos ellos entusiasmados con la posibilidad de convertir a Brasil en una importante plataforma de lucha contra sus competidores en el mercado y en la geopolítica global ( China, UE y, eventualmente, Rusia). La victoria electoral abrumadora de la alianza (nacional e internacional) verde / amarilla / estrellada inicialmente parecía confirmar esas expectativas.

Sin embargo, la realidad de la crisis mundial (económica, social y política) se impuso a los miembros de esa internacional y posmoderna "Sociedad 10 de diciembre", mucho más rápido de lo que ellos esperaban. Ya en sus primeros meses, en su primer año de gobierno, la coalición lumpen-militarizada demostró ser solo una solución de crisis a la crisis desenfrenada del régimen de la Nueva República. La reactivación de las luchas sociales, incluidas dos grandes movilizaciones de alcance nacional (huelgas en defensa de la educación pública y contra la reforma previsional), por un lado, la continuidad de la crisis económica (con el estancamiento del PBI y la caída de todos los índices económicos, la devaluación del real y la fuga de capital), por el otro, comenzó a crear fisuras en la coalición victoriosa y profundizó la crisis del régimen.

El preservativo político utilizado para ganar las elecciones (el PSL) se convirtió en el escenario de disputas por parte de pandillas y testaferros de todo tipo para fondos electorales y fondos del partido, y se descartó a favor de una "Alianza para Brasil" fantasmal; los gobernadores más importantes del bolsonarismo (São Paulo y Río de Janeiro) cambiaron de barco, volviendo inseguros y un obstáculo para sus aspiraciones electorales (de cualquier nivel) en 2020 y 2022; El Ministro de Justicia y Seguridad, nacido en la escena nacional como el anti-Lula y programado para ser Caballo de Troya en el Poder Judicial y la Policía Federal, comenzó a actuar con sus propios criterios, e incluso a dejar de ocultar sus propias aspiraciones electorales (independientes), que concluyó en su escandalosa renuncia / despido; los PM de Bahía y Río (actuando bajo las órdenes de sus gobernadores) enviaron al capo de la milicia del clan Bolsonaro a seis pies bajo tierra; El principal conglomerado de medios del país (Globo) transformó su guerra sorda contra la base evangélica del bolsonarismo, para el control del sector de las comunicaciones, en guerra abierta, convirtiéndose en el portavoz e impulsor de los cacerolazos cada vez más frecuentes contra el presidente. La supuesta solución a la crisis de 2016 se convirtió en un boomerang, preparando el escenario para una crisis aún mayor.

Ante la crisis política, el movimiento de las Fuerzas Armadas ha sido, en un intento de unir lo útil con lo agradable, profundizar su participación (y recibir fondos y prebendas) en todos los niveles del gobierno, no solo a través del personal militar retirado (como desde el ciclo bolsonarista), sino también personal militar activo, incluida la negligencia de imponer como director ejecutivo del Ministerio de Salud a un oficial que no sabe cómo distinguir una aspirina de un supositorio (y cuyo único historial de salud parece haber sido obligar un recluta a tirar de una carreta diseñada para ser tirada por caballos); Al mismo tiempo, marcando sus distancias de la claque fascista que ocupa la titularidad del Ejecutivo a través (pero no solo) del Vicepresidente Mourão, quien aprovechó, en un artículo publicado en O Estado de S. Paulo (convertido en un periódico anti-Bolsonaro), su condición del homónimo (Hamilton) del jefe del ala conservadora de la revolución burguesa / esclava de los Estados Unidos (la de 1776) para establecer su posición tan supuestamente "federalista", extendiendo una mano a los gobernadores sobre su cabeza, desprovista de la máscara protectora, del presidente. Partiendo del Palacio Jaburu, se instaló un clima de autogolpe militar en el Palacio Planalto.

La pandemia de coronavirus no creó, solo profundizó y aceleró estos procesos políticos. Brasil tardó 53 días, desde la primera muerte por coronavirus, en superar la marca de 10.000 víctimas. Pero solo tomó una semana superar los 15.000 muertos. El 16 de mayo, según datos del Ministerio de Salud, el país llegó a 15.633 víctimas y 233.142 casos de Covid-19: se registraron 816 nuevas muertes en 24 horas y 14.919 nuevos casos. Debido al subregistro, algunas estimaciones sitúan el número real de muertes en alrededor de 30.000, mientras que otras advierten que aún no se ha alcanzado el pico de la pandemia, prediciendo la increíble cifra de 50,000 contagios diarios para la segunda mitad de junio. Según el reconocido científico Miguel Nicolelis (autoridad mundial en el campo de la neurociencia y jefe del proyecto Monitora Covid-19): “Vamos a vivir algo que nunca imaginamos en la historia de Brasil. Y eso, en las proporciones que veremos, no era inevitable”. Brasil se está convirtiendo en uno de los epicentros mundiales de expansión de Covid 19, con una velocidad de contagio mayor que la de los países que más sufrieron. Mucho antes del pico de la pandemia, la capacidad del sistema de salud pública para enfrentarla ya se ha excedido en los estados más afectados por la enfermedad, debido a la falta de camas en las UTI, materiales médicos (primero, respiradores artificiales, pero también artículos básicos de protección, EPP) y profesionales de la salud, en un sector (salud pública) que ha sido descartado durante décadas, y que fue, vale la pena recordar, el principal desencadenante de las grandes manifestaciones de 2013.

Este es exactamente el punto en el que se entrelazan la crisis de salud, la crisis económica y la crisis política. Bolsonaro tenía la intención (y tiene la intención) de hacer de la pandemia un eje de recomposición de su heterogénea base política, y se alineó de inmediato con el manual del imperialismo angloamericano, que pretendía (y pretende) hacer de eso una plataforma para la salida de la crisis económica, a través de despidos masivos (reduciendo a niveles históricos el valor de la fuerza laboral, aumentando la competencia en el mercado laboral), congelando y aplanando los salarios, congelando el gasto público (en el caso brasileño, con la prohibición de contrataciones y ajustes salariales de los empleados públicos, todo favorecido por la enmienda constitucional que limita gastos, que ni siquiera fue mencionada en la crisis pandémica) y la destrucción de logros sociales de todo tipo, mitigados por limosnas temporales que también sirvieron como cobertura para una transferencia espectacular de fondos a favor del gran capital financiero. En esto coinciden el Ejecutivo y el Legislativo, aunque este último trató de recuperar un mínimo de liderazgo político al aumentar la cantidad ridícula de ayuda de emergencia para los desempleados propuesta por Guedes. A los bancos, velocidad y billones. Para la población sin ingresos, obstáculos intencionales: proceso solo a través de Internet, códigos que caducan y falta de informaciones. Miles se arriesgan en filas. Destrozada, la Caja Económica Federal no puede atender la demanda de ayuda de emergencia para los más desprotegidos.

En el escenario mundial, el rechazo de la cuarentena para permitir la propagación masiva del virus fue inicialmente anunciado por el primer ministro británico Boris Johnson como el método con mejor costo - beneficio para el capital financiero. Todos los expertos en salud rechazaron de inmediato la fantasía de que el contagio masivo provocaría inmunidad natural. Estados Unidos siguió una línea similar, con la única diferencia de que su implementación abandonó cualquier protocolo y fue impuesta directamente por Donald Trump. El resultado fue un escenario aterrador, como se vio en Nueva York y Estados Unidos tomados por el virus. La política impulsada por las bestias, como se sabe, terminó costando casi la vida de su promotor inicial (el propio Boris Johnson) y tuvo que dar paso a medidas de distanciamiento social que, adoptadas tarde, costaron la vida de decenas de miles de personas, en el que Donald Trump encontró una excusa para denunciar una conspiración viral contra los Estados Unidos orquestada por China.

A diferencia de lo que sucedió en el escenario metropolitano, y a pesar de la asombrosa velocidad de propagación del virus en Brasil, Bolsonaro no ha perdido impulso y, con el pretexto de "reanudar la economía", no solo sigue presionando la misma tecla, sino que la aprovecha para poner en la calle su base social fascista cada vez más escuálida, llamada casi a diario para romper la cuarentena y la distancia social en mini-manifestaciones frente al Planalto, y para expresar su ignorancia y resentimiento agresivo en varias capitales de estado. Las iniciativas políticas del presidente, que incluyeron el reemplazo de una gran parte de los superintendentes estaduales de la Policía Federal (primero, pro domo sua, el de Río de Janeiro), y la invasión literal del STF, donde el presidente ocupaba (sin licencia) el sillón de su presidente para dar lecciones sobre reactivación económica a los jueces culpables de permitir que los estados y municipios limiten sus impulsos genocidas (definidos con estas palabras literales por el ministro Gilmar Mendes), llevaron la huella de la improvisación empírica y el atajo, y como tal fueron registrados por este barómetro histórico del estado de ánimo de la clase capitalista brasileña, que es Rede Globo.

La primera de las iniciativas le costó la deserción de la estrella principal del gabinete bolsonarista (Sérgio Moro), abriendo un nuevo escenario de crisis que hasta ahora solo ha mostrado sus posibilidades explosivas; el segundo se combinó con el hecho cómico (si no fuera trágico) de tres ministros de salud en solo un mes en un país afectado por una pandemia mortal, sumado a la prescripción oficial sin precedentes de un medicamento (cloroquina) por titular del Poder Ejecutivo, un hecho sin precedentes en la historia mundial de la medicina. Para completar su "obra", Bolsonaro anunció que ya no reuniría su gabinete, y que en lo sucesivo solo vería a cada ministro individualmente, una medida similar a la adoptada por el zar Nicolás III durante la Primera Guerra Mundial (y la epidemia de fiebre española), con las consecuencias que ya se conocen, pero es dudoso que en la corte de Bolsonaro revista algún historiador con mínimas calificaciones.

El desempeño bolsonarista, más digno de un elefante en una tienda de porcelana que de un candidato serio a Mussolini, encendió los índices de alarma habituales: dólar, bolsa de valores e incluso algún movimiento parlamentario penoso, que ni siquiera despega con el apoyo del "Jornal Nacional" de Globo. Las burocracias de las principales centrales sindicales comenzaron a abandonar el estado de letargo guiado por el dúo Lula / PT (formalmente opuesto a cualquier "Fuera Bolsonaro") y comenzaron a agitar la presión sobre el Congreso a favor de la destitución, pero aún no hubo paros y aún menos de una huelga general. Lula se limitó a las intervenciones de los medios quejándose de la "falta de liderazgo", como si Bolsonaro no estuviera guiando al país hacia el desastre. El movimiento más fuerte parece haber tenido lugar en las Fuerzas Armadas, lo que motivó la intervención periodística del vicepresidente Mourão, su portavoz, por el momento, críptico.

Igor Gielow, columnista político de Folha de S. Paulo, comentó al respecto: “Cerca de los insultos habituales de su jefe, [Mourão] fue cordial y veneraba el papel de la prensa, un contrapunto que le gusta marcar. El debate sería casi académico, si no fuera por una advertencia inicial, nada casual, de que la pandemia de Covid-19 podría convertirse en una crisis de seguridad. El pasado de Mourão hizo que su posición se tornara preocupante a los ojos de muchos. El corolario de esto puede ser lo que, como candidato, definió como la posibilidad de un auto golpe de estado por parte del presidente en un escenario de anomia o anarquía. Nunca es demasiado recordar las afirmaciones de tipo golpista del vice, hoy visto como una especie de contrapunto mesurado a la confusión representada por Bolsonaro. En 2015, él sugirió el "despertar de una lucha patriótica" al hablar sobre el proceso de destitución de su comandante suprema, Dilma Rousseff (PT). Dos meses después, autorizó, bajo su mando en la región Sur, un homenaje después de la muerte de Carlos Alberto Brilhante Ustra, el ídolo de Bolsonaro y el torturador de Dilma en la dictadura. Eso le costó el trabajo, y fue reubicado en una posición burocrática en Brasilia. Dos años después, ya en medio de la crisis política del gobierno de Michel Temer (MDB), Mourão sugirió que la intervención militar sería posible si el Poder Judicial no se daba cuenta de la situación”.

No se puede negar, por lo tanto, una consecuencia de propósitos y métodos para el general "civilizado". A la luz de lo cual es preciso relativizar la conclusión del citado comentarista: "No existe una cohesión uniforme para ningún movimiento golpista real ... Las fuerzas como la Armada y la Fuerza Aérea no están entusiasmadas ni con la simbiosis con el gobierno, ni con el protagonismo del Ejército en el proceso. El apoyo necesario de las élites empresariales para cualquier empresa antidemocrática no parece salir de los nichos más bolsonaristas”. No sabemos qué entiende el columnista por "golpe de estado real" en un país cuya historia puede dar lecciones al mundo sobre el asunto. El golpe brasileño es muy real y se encuentra en los pasillos de Brasilia. Que, en condiciones de crisis económica y social y crisis política internacional, utilice pantallas parlamentarias o ministeriales no lo hace menos golpista, menos reaccionario y antidemocrático, ni menos enemigo de los trabajadores. Bolsonaro ya ha tomado nota y, en la fecha en que escribimos, ya se movió y, junto con sus arrebatos fascistas, también comenzó a distribuir posiciones y presupuestos entre los miembros del "centro" del Congreso, anticipando la presión a favor de la destitución.

La inacción de las burocracias sindicales y los políticos "democráticos" o "izquierdistas" es sorprendente dado el hecho de que, en la actual crisis social y política, está en juego la supervivencia de la nación y la población trabajadora. La lucha contra la pandemia y el colapso del sistema de salud pública plantea un programa claro: la necesidad de poner todos los recursos de la nación en la lucha contra el coronavirus, derrocar la EC / 95 y financiar el sector público (primero, el SUS e institutos de investigación / universidades) a través del no pago de la deuda pública a los tiburones financieros y un impuesto sobre las grandes fortunas; la eliminación de la "doble cola" (pública y privada) para pruebas y atención a los paciente; la colocación de todos los recursos de salud (el 55% de las camas de la UTI se encuentran en hospitales privados, solo el 45% en el sector público, que sin embargo atiende a más del 80% de la población) bajo la responsabilidad del SUS, con este sub control directo y democrático de sus trabajadores (médicos, enfermeras, investigadores, trabajadores de la salud, trabajadores sociales), que ya están a la vanguardia, física y política, de la lucha contra la pandemia.

Y no solo contra la pandemia, sino también contra los ataques de las lunáticas bandas fascistas, agentes de la política genocida. El heroico ejemplo de trabajadores de la salud que se resisten a las provocaciones y agresiones de lúmpenes (a menudo presentados como "empresarios" o "asesores") en las movilizaciones callejeras en las que defienden sus reclamos, que son los de toda la población brasileña sometida al flagelo real o potencial de la enfermedad, hasta ahora no ha tenido la solidaridad que merece, ni siquiera moralmente: ya se han arrebatado cientos de vidas de trabajadores de la salud. Los aplausos no son suficientes. Es necesario, en primer lugar, que las sociedades científicas y las órdenes profesionales de todos los campos, con todos los recursos, la autoridad moral y la penetración de los medios que tienen, comiencen una campaña sistemática en defensa de estos trabajadores y sus demandas, que se proyecten, de manera directa y objetiva, sobre el terreno político. Para todo el movimiento obrero (sindicatos), juvenil (estudiantes, asociaciones culturales) y populares (asociaciones comunitarias, movimientos de minorías étnicas o sexuales y otros) existe la necesidad de una campaña de pronunciamientos, obtenidos incluso (y sobre todo, en ese momento que vivimos) de una manera virtual, en el mismo sentido, preparando un vasto movimiento para que los trabajadores intervengan de manera independiente, como sujetos activos, en el resultado de la crisis brasileña, no como mendigos en filas inhumanas o como enfermos o muertos, sino como candidatos a tomar su destino y el destino de la sociedad en su conjunto en sus manos.

Osvaldo Coggiola es profesor titular en el Departamento de Historia de la USP. Autor, entre otros libros de "El crack de 1929 y la gran depresión de los 30” (Editorial Pradense).

Publicado el 19-5 en el sitio [a terra redonda] (www.aterraeredonda.com.br)

Suscribite a Política Obrera