UTA entrega el salario

Escribe Vero Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al día de hoy, los trabajadores del transporte continúan sin percibir la totalidad de los salarios correspondientes a abril y mayo. En el mejor de los casos, cobraron un 60% de sus haberes. La situación es desesperante para muchos de ellos.

Hasta hace semanas se viene desarrollando una huelga generalizada en el gremio del transporte, que involucra a alrededor de 35 mil trabajadores en una veintena de provincias y el interior de la provincia de Buenos Aires. Actualmente, ocho provincias continúan de paro.

La política de la dirección de UTA es la de desactivar la huelga. Ya desde los inicios del conflicto, el “cese de actividades” dispuesto por Roberto Fernández excluía a CABA y el conurbano. Rápidamente acordaron con las patronales de las ciudades más grandes del interior de Buenos Aires para proceder a levantar allí la medida de fuerza. En Tucumán se levantó el paro ¡por la visita del presidente!

Este martes, la UTA Córdoba canceló la movilización que había convocado días atrás porque acordó con la Municipalidad el pago de $15mil en concepto de salario adeudado de abril y que el 75% del salario se abone en forma no remunerativa por el término de ¡cinco meses! Se calcula que, con este ataque al salario, el gobierno municipal se ahorrará un 11,5% de gasto en transporte.

En el caso del transporte de larga distancia, la UTA y las patronales firmaron un convenio por el cual el Estado Nacional, a través del programa ATP, abonará sumas no remunerativas por $32mil. Alrededor de 20mil trabajadores pasarán a cobrar este seguro de desempleo encubierto que no cubre ni la mitad de la canasta familiar. De este modo, las cámaras del transporte y la UTA se alinean al pacto UIA-CGT.

En el AMBA, las empresas de transporte urbano redujeron a la mitad la frecuencia de servicios, pasando a suspender a una gran masa de trabajadores. Quién pagará los salarios es motivo de disputa, pero todo parece indicar que serán las provincias y municipios los encargados de absorber el costo. Así lo pone de manifiesto el comunicado de UTA nacional que celebra la decisión del gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, de cubrir con fondos provinciales los salarios de los trabajadores del transporte suspendidos.

Hasta ahora, las negociaciones por provincia y por municipio han sido capitalizadas por UTA para incorporarse al organigrama de las empresas sociedad del estado, un camino ya recorrido a fondo por la Unión Ferroviaria. En la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, donde se municipalizó el transporte automotor, la UTA pasó a formar parte de la empresa en el sector logística. En Córdoba, “otra de las condiciones políticas para cerrar el acuerdo incluyó la designación de Esteban (Secretaria General de la seccional) como delegada obrera de Tamse (Transporte Automotor Municipal Sociedad del Estado)” (Diario Alfil, 26/5).

Todas estas maniobras apuntan en una sola dirección: la rebaja generalizada de salarios. Este es el primer paso de un ataque estratégico sobre los trabajadores del transporte para habilitar despidos masivos y profundizar la precariedad de las condiciones de trabajo.

Suscribite a Política Obrera