Salvador Mazza: paro de los trabajadores municipales

Escribe Mariela Álvarez

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores municipales de Salvador Mazza llegaron al paro luego de que el intendente Rubén Méndez se negara a pagar el 35% de aumento salarial y el pase a planta de trabajadores contratados. En un paro total, los trabajadores se apostaron en las puertas del municipio fronterizo con una olla popular exigiendo la satisfacción de sus reivindicaciones y rechazando la conciliación obligatoria.

Los negreros del gobierno provincial y local

Este martes, desde muy temprano, los trabajadores municipales de Salvador Mazza fueron al paro para exigir la satisfacción de sus reclamos, tras rechazar la oferta del intendente que ofreció un 30% escalonado, no remunerativo y no bonificable. El reclamo de los trabajadores responde a la demanda de años por el pase a planta de trabajadores que se encuentran contratados hasta de hace 20 años. El intendente viola su propia resolución, la cual ya es una negreada, de pase a planta permanente de todo trabajador con 6 años de antigüedad. Los salarios apenas llegan a los $35.000 si es que tienen antigüedad y algún título académico, muy por debajo del costo de la canasta familiar que oscila los $80.000. Ni hablar de los trabajadores “eventuales” que apenas llegan a los $5.000 y sin ninguna cobertura social o aporte. Los trabajadores de la recolección de residuos vienen reclamando elementos de bioseguridad necesarios para evitar contagios de COVID-19.

Méndez y Sáenz sostienen la miseria y precarización a la que ha sido confinada la localidad fronteriza y exponen a los contagios a los trabajadores. Los que no están precarizados por el gobierno provincial como carreros, en el comercio entre Bolivia y Argentina, lo están por el intendente local.

Sáenz y Méndez violan la cuarentena

La respuesta del intendente Méndez y del gobernador Sáenz ha sido mandar a la policía y el GOPAR para amedrentar a los trabajadores en lucha. En nombre de que los trabajadores estarían “violando” la cuarentena pretendieron desalojarlos de las inmediaciones del municipio. Recibió el repudio generalizado de los trabajadores, quienes respondieron que el gobierno los obliga en tanto no les otorga lo reclamado. Los únicos responsables de la miseria, la desocupación y la precarización, que es moneda corriente en los municipios salteños, son todos los gobiernos que han pasado para devastar la provincia. La pandemia ha recrudecido esa devastación en la salud con cientos de casos de dengue, la educación donde miles quedan fuera por no tener accesos a la virtualidad, la falta de acceso a la vivienda y la precarización laboral o los salarios de pobreza. Sáenz y el intendente no tienen un planteo de solución para la población, por eso manda palos o la conciliación obligatoria, mientras benefician a los empresarios locales del transporte con subsidios millonarios. Llamamos a repudiar a cualquier intento de represión por parte del gobierno.

Por el triunfo de la huelga de los trabajadores

En esta huelga se juegan los intereses de los trabajadores, que son todos sus reclamos: 35% de aumento salarial hasta julio, otro 30% en agosto hasta diciembre en un solo pago y un bono de $8.000 en un pago, pase a planta permanente de los contratados, que se provea de elementos de bioseguridad a los que se encuentran en actividades. Si los trabajadores ganan esta pulseada será un punto de apoyo para todos los reclamos que puedan venir de otros sectores de la población, para equiparar el hospital local que enfrente los casos calamitosos de dengue, por ejemplo. Apoyemos la huelga para que se satisfagan los reclamos de los trabajadores en lucha.

Suscribite a Política Obrera