Gatillo fácil en Berazategui: exigimos juicio y castigo

Escribe Sergio Salgado

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un nuevo caso de “gatillo fácil” enluta al pueblo y a la juventud de Berazategui. Este domingo 24 de mayo a las 6.30 am, en las inmediaciones de Av. Florencio Varela y calle 114, de Barrio San Mauro, cayó ultimado de un balazo en la nuca un joven de 19 años, Alan Maidana. Nuevamente la juventud de las barriadas humildes paga con sangre la violencia institucional.

El asesino es el cabo primero Germán Bentos (30 años), quien presta servicios en la Dirección General de Registros y Ciencias Biométricas de la PFA y cumplía un adicional en el ferrocarril Belgrano Sur.

Según informa el elprogreso.com (24/5) “se ha puesto en marcha un operativo de impunidad, al dar curso e intervención a la Justicia Federal "ya que al momento del hecho se produjo una violación al aislamiento social..."

El Partido Obrero (T) Berazategui denuncia este hecho criminal, cualquiera hayan sido las circunstancias, que constituye un caso más de violencia institucional que lo inscribe en la penosa, extensa y tétrica lista de miles de casos de “gatillo fácil” que involucran al personal de las fuerzas de (in) seguridad, como mecanismo de exterminio de la juventud bajo los gobiernos con fachada “constitucional”, desde 1983 a la fecha.

Germán Bentos declaró este martes ante el fiscal de la causa y dijo que “se defendió de un intento de robo”. Está acusado de "homicidio agravado".

Fuentes judiciales informaron que reconoció haber estado en la escena del crimen y haber sido él quien disparó, aunque adujo que “lo hizo para defenderse de un intento de robo por parte de la víctima y el grupo de adolescentes que lo acompañaban.” Una canallada, porque el disparo que mató a Alan fue por la espalda.

Bentos dijo que, tras recibir el impacto de una piedra o botella contra el auto en el que se desplazaba, realizó disparos para amedrentar a los presuntos delincuentes. Sin embargo, como estaba "asustado" no recordaba si tiró al aire o hacia el piso.

Además, el imputado indicó que alcanzó a ver que "uno de los jóvenes tenía un revólver", según indicaron fuentes judiciales, una respuesta típica en estos casos. Añadió que abandonó el lugar del hecho y no realizó la denuncia por «temor» a represalias, ya que entre los involucrados identificó a un vecino suyo, detallaron los voceros. Descabellado.

"No pudo explicar por qué retrocedió con el auto después del impacto que recibió en la parte de atrás del vehículo y para enfrentar a los jóvenes, ni por qué disparó cuando los chicos estaban escapando", señaló a Télam una fuente judicial.

Tras la indagatoria, el Juzgado de Garantías 4 de Berazategui dispuso, a pedido de la fiscalía, que el acusado siga detenido mientras se resuelve su situación procesal.

Reclamamos el juicio y castigo al responsable. Germán Bentos debe ser inmediatamente expulsado de la fuerza que integra, y condenado.

Llamamos la atención a todas las organizaciones de la juventud y populares, a no dejarse embaucar ni ser distraídos del eje de reclamar juicio y castigo al agente policial.

El PO (T) ha formulado de manera pública, a familiares, amigos, jóvenes y vecinos de Maidana, y a las organizaciones populares y de DDHH del Distrito, la necesidad de poner en pie una comisión por Justicia para Alan, y un curso de denuncia y movilización, a pesar de los límites y complicaciones consabidas que conllevan el presente cuadro de pandemia y aislamiento social en el que deberemos desenvolver esta lucha; y evitar que quienes son las víctimas de un hecho atroz, sean nuevamente victimizadas. Por noticias publicadas en la prensa del distrito, el operativo de impunidad avanza a todo vapor. El PO (T) de Berazategui plantea que debe resolverse el inmediato procesamiento de Bentos con la calificación de homicidio agravado por alevosía. ¡Basta de gatillo fácil!

Suscribite a Política Obrera