La maternidad de Pilar prohíbe a las familias ver a los bebés internados en Neonatología

Escribe Agustina Llanes

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las autoridades de la maternidad municipal de Pilar “Nuestra Señora del Pilar”, con el argumento de la pandemia, prohibieron el ingreso de los padres a los partos, cesáreas y visitas a Neonatología. Las y los trabajadores de la maternidad del sector de Neonatología se organizaron y enviaron una carta para reclamar un protocolo en defensa de la salud de las madres y de los neonatos, y solicitar el ingreso de los padres a Neonatología, “ya que muchos de sus hijos están internados en estado crítico”.

“El siguiente pedido se hace porque hay muchas mamás que no pueden ver a sus bebés desde que nacieron y otros ni siquiera tuvieron contacto con sus padres ya que fallecieron producto de enfermedades de base o prematurez. El prohibir el ingreso a los padres a ver a sus hijos coarta los derechos de los niños como pacientes, así como también prohibir el ingreso a los partos o cesáreas considerándose esto violencia obstétrica”, señala la carta. “Dicha prohibición (…) fue tomada por la dirección de dicha maternidad en conjunto con la jefa de enfermería e infectología, no teniendo en cuenta el daño que causa a la madre y al niño sobre el vínculo entre los mismos considerado indispensable para la mejoría del neonato”.

Las enfermeras y enfermeros concluyen reclamando “un protocolo con todos los recaudos y equipos necesarios, con un organigrama de horarios, días y duración de visitas de las madres y padres, como así también apoyo psicológico constante a las madres para así poder sobrellevar la internación de sus hijos y el período de duelo en caso de fallecimientos”.

Las y los trabajadores no exhiben sus nombres ni sus rostros por la persecución sindical sistemática que padecen por parte de las autoridades.

Catástrofe sanitaria

El vaciamiento del sistema de salud data de hace años. La culpable no es la pandemia. En los centros de salud maternales e infantiles del distrito de Pilar, desde hace mucho tiempo las mujeres tienen que esperar horas para ser atendidas. En el único hospital pediátrico del distrito, siempre hubo un cartel que menciona que si el caso no es urgente -riesgo de muerte- el paciente debe esperar un mínimo de 4 horas, en una sala de espera completamente hacinada, sin calefacción y con los virus a flor de piel.

Las mujeres embarazadas no están siendo atendidas en sus controles, tienen que pagar más de 5 mil pesos para una ecografía y ni hablar de la provisión de las vitaminas. Tampoco están garantizando los anticonceptivos ni el misoprostol. Esto es el resultado, antes que nada, de un sistema político que se cae a pedazos.

Desde el PdT- Tendencia, en la multisectorial “Asamblea de Mujeres de Pilar”, discutimos y elaboramos en conjunto un documento y una campaña de fotos para el 28M -Día Internacional de la Acción por la Salud de las Mujeres- donde exigimos al Estado de un protocolo para habilitar las visitas de las familias, la legalización del aborto, la adhesión del protocolo ILE para Pilar y la responsabilidad absoluta del Estado en la situación que padecemos las mujeres. En ese sentido, desde nuestra organización, el día 3J realizaremos actividades políticas entorno a la lucha de la mujer, enlazando la lucha de las mujeres con la lucha de los trabajadores, mostrando una salida de conjunto, con los compañeros de nuestra clase en contra del sistema capitalista.

Suscribite a Política Obrera