Chile: la lucha de las familias de las tomas “Violeta Parra” y “Macarena Valdés”

Escribe Luciano Newen

Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante la madrugada de este miércoles 3 de junio, familias que componen múltiples comités de vivienda de las tomas de terreno Violeta Parra y Macarena Valdés ubicadas en la comuna de Cerro Navia, en el sector de “La Hondonada”, hicieron efectiva la ocupación de viviendas de la constructora OVAL ante sus consecutivos engaños.

Las y los pobladores -que superaron el centenar de personas- denuncian que las autoridades les han prometido muchas veces cupos de postulación en el proyecto inmobiliario que constituye la villa social “Las Viñitas”-, desentendiéndose una y otra vez de esto y sometiendo a las familias a la completa desesperación.

Las familias denunciaron a viva voz, y mientras se viralizaba el hecho, que los departamentos, a punto de ser terminados para su entrega, fueron prometidos reiteradas veces por la autoridad para “avanzar en las soluciones” frente al problema habitacional que aqueja al extremo a más de 4.000 familias en la comuna. Las familias se encontraban organizadas y listas para habitarlos, cuando la autoridad local adjudicó arbitrariamente las viviendas a otras familias, no respetando los compromisos previos y buscando claramente debilitar a los pobladores con motivo de generar el quiebre entre los comités.

La policía llegó al lugar y amedrentó a los pobladores. Después de resistir pacíficamente y denunciar la problemática, finalmente éstos fueron desalojados. Al parecer no hubo detenciones.

Esta jornada constituye un gran paso adelante en la lucha de las familias de las tomas de Cerro Navia, y constituye una acción ofensiva de primer orden, que será la lumbrera para las futuras tomas del país que perfilan como legítimo y real el ejercicio de la expropiación obrera. Este salto cualitativo, indudablemente, ha sido producto de la inmensa crisis que atraviesa la sociedad capitalista, por un lado, como también del incansable empeño que han puesto ahí los aguerridos pobladores sin casa y sus dirigentes honestos.

Las familias comprenden claramente su situación y saben que ninguna familia es enemiga de la otra; todas unidas deben exigir al Estado que, inmediatamente, decrete la ubicación de todas y cada una de ellas en los jugosos proyectos inmobiliarios que están “listos para ser entregados” (a compradores que ni siquiera existen), para que la crisis -y la vivienda necesaria para realizar el aislamiento- la paguen ellos, para que la paguen los capitalistas.

¡NINGUNA FAMILIA SIN VIVIENDA! ¡VIVAN LOS Y LAS POBLADORAS DE CERRO NAVIA!

Suscribite a Política Obrera