Petroleros: se renueva el acuerdo de la infamia

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

El sindicato petrolero llegó a un nuevo acuerdo marco a nivel nacional, por el cual el personal suspendido o sin afección a tareas -varias decenas de miles de trabajadores- continuará cobrando el 60% del salario. Además, desde la Presidencia de YPF se anunció la necesidad de reducir la masa salarial, lo que fue interpretado como un anuncio de despidos o suspensiones masivas. La respuesta de los trabajadores ha desatado conflictos en distintas plantas de Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El anterior acuerdo entre los gremios petroleros y las cámaras había sido firmado antes de que se decretara el pago del subsidio ATP y se estableciera el "barril criollo", e inclusive antes que el también infame acuerdo entre la CGT, la UIA y el Gobierno, que establece el pago del 75% del salario de los trabajadores suspendidos. Además, como YPF incumplió con los proveedores, en distintas empresas petroleras de servicios, los trabajadores denunciaron que directamente no cobraron, o cobraron en forma desdoblada.

La expectativa era que, ante la catarata de beneficios que han recibido del Estado (Barril criollo, ATP, Fondear, etc.), las empresas petroleras se avengan a pagar la totalidad del salario de sus trabajadores. Sin embargo, los sindicatos petroleros nucleados en la Federación de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburiferos (FSUPEH), renovaron el acuerdo por el mismo porcentaje del 60%.

Guillermo Nielsen, presidente de la empresa, señaló públicamente que, con este nivel de producción de petróleo, era “insostenible la masa salarial vigente”, con lo cual son de esperarse nuevas suspensiones masivas y recortes.

YPF afronta una “readecuación” de sus finanzas y anunció que buscará reducir un 30% sus gastos. Los salarios de los contratistas son sus principales objetivos. El Secretario General de Petroleros de Tierra del Fuego, Sosa, denunció, respecto al pago del 60% del salario para los suspendidos, que "no han cumplido con eso ni con los que han trabajado permanentemente. Llegó el fin de mes y no pudieron cobrar, ni los que se quedaron en sus casas ni los que trabajaron. Entonces los hemos hecho responsables, porque no han cumplido el acuerdo”. “YPF viene ahogando a todas las contratistas, a las grandes y a las chicas”, apuntó.

En Santa Cruz, el sindicato petrolero ha rechazado el acuerdo de la Federación y, en distintas empresas, ha conquistado el pago del 100% del salario. En los accesos de Río Gallegos, trabajadores de Pecom realizaron piquetes exigiendo el pago de la totalidad. "Las empresas aducen haber tenido pérdidas por este tema de la crisis, pero eso no es cierto ya que han vendido petróleo, gas y gas no convencional a un muy buen valor, por lo cual es evidente que están especulando desde hace dos meses con el salario de los trabadores”, puntualizó un delegado de los trabajadores, Cabrera.

La perspectiva de la "readecuación de costos" abierta por YPF es una declaración de guerra contra el salario y los puestos de trabajo. Cuenta para ello con la complicidad manifiesta de la burocracia de la Federación Petrolera, encabezada por Guillermo Pereyra. La renovación del acuerdo del 60% debe ser rechazada por todos los trabajadores. Debemos tomar en nuestras manos la defensa del salario, de los protocolos sanitarios y de los puestos de trabajo.

LEE MÁS Cómo enfrentamos el colapso político que se avecina

Suscribite a Política Obrera