Hospital Gandulfo: acto de lucha y homenaje a enfermera fallecida por Covid19

Escribe Enrique Castañón

Tiempo de lectura: 2 minutos

Con una olla popular y un acto en las puertas del Hospital Gandulfo, el lunes 8, trabajado-res de la salud y organizaciones sociales denunciaron el fallecimiento por Covid19 de María Esther Ledesma, enfermera de Pediatría, como un verdadero asesinato.

María Esther había presentado tres veces el pedido de licencia por ser hipertensa e insuli-nodependiente y las autoridades del hospital se la negaron en las tres oportunidades. Se-gún denuncian los trabajadores del hospital, sigue habiendo trabajadores con licencias solicitadas desde hace más de 80 días, pendientes de respuesta.

En el acto se reclamó licencia para todos los trabajadores del hospital que han presentado los certificados médicos. Se denunció la precarización laboral y la falta del pago de sala-rios por parte de la empresa privada de limpieza. Varias intervenciones hicieron eje en la falta de equipos de protección y la mala calidad de los que son suministrados. “La com-pañera cocía los camisolines hechos de bolsas de residuos para sus compañeros”, recorda-ron sus compañeras. Se denunció también la falta de pago del bono de $5.000 que entre-gó el gobierno, y destacaron que están poniendo a los contagiados de Covid19 en habita-ciones dobles, sin ningún tipo de aislamiento.

La llegada del covid-19 ha sacado a la luz el colapso sanitario de Argentina. Y continuaba con médicos y enfermeras que deben atender una masa de pacientes cada vez mayor, que acuden al hospital público porque han perdido sus empleos y con ello sus obras sociales. Mucho más que un problema sanitario, desnuda un régimen social y político que es inca-paz de colocar los recursos del Estado al rescate de la población.

El Gandulfo, hospital zonal de agudos de Lomas de Zamora único hospital con esas ca-racterísticas, en un partido con casi un millón de habitantes.

Como María Esther, médicos, enfermeras y auxiliares están dejando su vida en la lucha contra la pandemia.

El Ministerio de Salud de la provincia, con Daniel Gollán a la cabeza, y los directivos del Gandulfo deslindan responsabilidades. Los directivos, con gran cinismo e hipocresía, ase-guran que “se estaba completando el expediente”. María Esther falleció como resultado de su negligencia.

¡Basta de asesinatos laborales! ¡El Estado es responsable!

Justicia para la familia de María Esther. Por un protocolo integral que proteja a los traba-jadores y sus familias.

Suscribite a Política Obrera