Psicóloga Social, miembro de Jubilados Clasistas.

Clínicas, hospitales, salud: una crisis anunciada

Escribe Marcela Storni

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con la pandemia que azota al mundo entero el Coronavirus llegó a Argentina dejando al descubierto el abandono de la salud, la falta total de insumos, de respiradores (que la fábrica Toyota supuestamente se iba a poner a fabricar y no vimos ni uno solo aún). Sumado a esto la falta de personal médico, enfermeras y auxiliares, así como los que ya están trabajando y cobran míseros salarios, nos encontramos con personal auxiliar (limpieza, por ejemplo) y enfermeros que fueron tomados de emergencia por la contingencia sanitaria y desde el comienzo de la pandemia aún no cobran sus sueldos y son sometidos a la máxima precarización laboral sin insumos, sin elementos de protección. Es en estas circunstancias que atienden a los jubilados y a los pacientes en general en los diezmados hospitales públicos y ni que hablar de las clínica privadas que capitan al PAMI, donde nos encontramos con falta de camas, falta de turnos, reprogramación de cirugías y de estudios indispensables sin que te ofrezcan otra fecha, las guardias son prácticamente inexistentes salvo si aparece la sospecha de síntomas del Covid19, los jubilados/as no se pueden enfermar de otra cosa, no tienen quien los atienda, un abandono total de persona. Tenemos compañeros/as en nuestra agrupación que, siendo enfermos oncológicos, han tenido que padecer reprogramaciones de cirugías que han costado conseguir llevarlas adelante, incluso se ha llevado la vida de nuestra compañera Nora Elicabe o de otros compañeros que están a la espera de controles médicos vitales, hablamos de controles oncológicos o de cualquier otra enfermedad grave.

¡No es el Covid-19 o atender una enfermedad preexistente, es el Covid-19 y nuestras enfermedades preexistentes! Es dar solución a las dos cosas porque está en juego la vida humana y es aquí, cuando estamos en riesgo con una enfermedad tan letal como el Coronavirus que el sistema se deja ver tal cual es: ajusta y reduce cada vez más los costos en salud, los costos en prevención, en investigaciones científicas y sale a hacer vorazmente sus negocios.

Nos preguntamos, ¿por qué no se está testeando a la población con el Neokit-Covid-19, el testeo rápido desarrollado hace un tiempo atrás por los científicos del Conicet? “Investigadores argentinos lograron detectar de manera rápida el coronavirus COVID-19 en muestras de pacientes positivos para esta enfermedad, lo que abre la posibilidad de realizar el diagnóstico en el centro médico o punto de atención y obtener el resultado en solo una hora. Esta prueba es confiable, funcionó muy bien para el dengue. Tiene la ventaja de detectar en pacientes asintomáticos la portación del virus y su costo es de tan sólo de dos dólares." Son los asintomáticos los que deberían rastrear a través de hisopados masivos ya que son los que, sin saberlo, propagan el virus, esto quedó más que claro con el tema de los contagios en los geriátricos, donde las enfermeras, auxiliares de limpieza y cocina, las cuidadoras, por los bajos salarios deben trabajar hasta en dos lugares diferentes. Esto es la circulación del virus a través de los trabajadores que son los que deben salir a trabajar y exponerse hasta la muerte para solventar a sus familias y atender a los abuelos internados en los geriátricos. Ganancia para los dueños, maltrato, destrato, precarización, falta de humanidad tanto para los abuelos y sus familias, como para los trabajadores.

La pandemia ha llegado para poner a la vista de todos el vaciamiento en salud y la precarización laboral tanto en el sector público como en el privado quedar al descubierto todo el entramado de negocios como la unificación de las clínicas que atienden al PAMI con los hospitales públicos vaciados, con falta de insumos, camas y de personal, aquí vemos cómo todo se encuentra atravesado por contratos y arreglos entre el PAMI y los dueños de los Pool de clínicas que hacen su negocio millonario con la salud de los adultos mayores, con los miles de trabajadores/as jubilados/as que han pagado toda su vida y aún siguen aportando por un servicio de salud que es un negocio redondo de un grupo de inescrupulosos capitalistas, por todo esto es nuestras vidas o la del capital.

Nuestras reivindicaciones:

Duplicación del presupuesto para salud prestaciones y medicamentos al 100%

Testeos masivos a todos los adultos mayores con factores de riesgo (en especial a los que se encuentran en geriátricos y todo) y a todo el personal.

¡PAMI y ANSES dirigido por sus trabajadores y afiliados, basta de intervención!

Por un plan de emergencia especial para los afiliados del PAMI en las clínicas y Hospitales, ante el primer síntoma. Que dicho plan sea controlado por los trabajadores y afiliados.

Por un plan de emergencia sanitaria y la reorganización de turnos y operaciones quirúrgicas, turnos a especialistas y controles de salud de manera urgente.

Que nos provean de todos los elementos necesarios para enfrentar la pandemia: elementos de limpieza, alimentación (incluidos productos frescos) y medicamentos.

No al pago de la deuda externa

Organicemos nuestra lucha con los trabajadores de la salud.

Suscribite a Política Obrera