IPESA y Publiexpress: los obreros se presentarán a retomar sus puestos de trabajo

Escribe Pablo Viñas (Naranja Grafica, abogado de los trabajadores)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores gráficos de IPESA y de prensa de Publiexpress, histórica grafica que produce entre otras la Revista Pronto, fueron despedidos masivamente por la patronal a solo días de establecerse el decreto de prohibición de despidos y en franca violación al mismo.

Ahora, tras obtener una serie de fallos favorables en la justicia, se presentarán el viernes por la mañana a reclamar su ingreso, cuando vence el plazo de la patronal de cumplir con lo ordenado en las sentencias, es decir reincorporar efectivamente a los trabajadores.

La patronal de IPESA obtuvo ganancias extraordinarias, el año pasado, como fruto de la impresión masiva de boletas electorales, entre ellas, las de Cambiemos y el Frente de Todos. Esto no impidió que, pocos meses después, a fin de año, despidiera masivamente a la mitad de su personal gráfico, lo que fue resistido por los trabajadores, ante la pasividad absoluta del sindicato que no hizo más que acompañar audiencias en el Ministerio de Trabajo.

Este año, a días de haber obtenido una licitación millonaria con el Ministerio de Educación para producir cuadernillos para la educación pública durante la pandemia, la empresa cerró las puertas de la planta, despidió a la inmensa mayoría del personal de IPESA y Publiexpress, mientras mantuvo un reducido staff para la edición web de la Revista Pronto, el mantenimiento de la empresa y seguridad, el área comercial y algunos sectores técnicos, para diagramar la tercerización de trabajos que sigue realizando y produce en talleres precarizados.

La propia patronal ha reconocido que no descarta reabrir en el transcurso de los próximos meses, pero de este modo se “cubre” de las pérdidas que pronostica por la caída de las ventas por el Covid-19 -razón por la que discontinuó la impresión de Pronto, la revista más vendida del mercado editorial- y por los parates productivos que pudieran ocurrir a raíz de la pandemia. Además, de este modo, pasa a precarizar masivamente el trabajo echando a sus empleados con antigüedad y conquistas laborales. “Modelo” que ya tomaron Clarín con AGR y La Nación con el diario.

Ante esta completa arbitrariedad, el gobierno y el ministro de Trabajo, Carlos Moroni, no hicieron nada, el sindicato tampoco, mirando impávidamente como los trabajos de IPESA se hacen en decenas de talleres. Los trabajadores empujados a ir a la justicia ahora han obtenido estas resoluciones que la patronal ya adelantó que piensa incumplir.

Los trabajadores reclaman la inmediata intervención del estado, que hasta el momento viene premiando a la patronal con licitaciones millonarias, y que les sean devueltos sus puestos de trabajo, indudablemente estos fallos fortalecen su lucha que llamamos a que sea acompañada por todo el movimiento obreros que lucha.

Suscribite a Política Obrera