Terciarios: la estafa de la "continuidad" de Larreta y las autoridades

Escribe Alex R

Tiempo de lectura: 2 minutos

En mayo, Rodríguez Larreta y las autoridades de los institutos terciarios de CABA depositaron en manos de los diferentes institutos la potestad de elaborar sus propias versiones del “Plan Excepcional de Continuidad de la Formación en el Contexto de Emergencia Sanitaria” (resolución 2020-1585 MEDGC). Cada instituto determinaría “las estrategias a implementar a los fines de garantizar la continuidad de la formación académica”. Las mismas, según el gobierno, apuntan a mantener un “acompañamiento y seguimiento de los procesos de aprendizaje, así como para la evaluación y acreditación”.

En un contexto en que la curva de contagios se ha disparado, las clases virtuales se presentan como la única manera de mantener la cursada sin exponer la salud de estudiantes y trabajadores de la educación. Sin embargo, los institutos terciarios se encuentran absolutamente vaciados, sin presupuesto para desarrollar las clases bajo la modalidad virtual, ni salarios acordes a la canasta familiar para los docentes, becas estudiantiles, ni entrega de las computadoras del Plan Sarmiento. El programa SAE (Servicio Alimentario Escolar) tampoco rige para todos los terciarios. Para que las clases virtuales puedan llevarse adelante de manera eficaz, el Estado debe expedir el presupuesto necesario para garantizar estos reclamos. De lo contrario, los planes de continuidad se implementarán bajo condiciones paupérrimas.

Las autoridades de los terciarios se adaptaron al cuadro de desfinanciamiento por parte del gobierno de la Ciudad, elaborando planes que no contemplan las necesidades presupuestarias reales de los institutos. La rectora del Joaquín V. González, Rosetti, ligada a la burocracia sindical de UTE, envió su proyecto el día sábado 6 y lo hizo aprobar por el Consejo Directivo el martes 9 en sesión virtual. Como puede verse, los estudiantes y docentes del JVG no fueron llamados a deliberar en torno al plan de continuidad, que deberán acatar sin contar con las condiciones materiales necesarias. En la misma sesión, se votó un pedido de aumento de presupuesto, luego de aprobar el plan; Rosetti primero cumple con lo que le pide Larreta y después finge expresar condiciones.

Por su parte, Patria Grande-La Caravana (conducción del CEJVG) no solo convalidó la aprobación de un plan sin presupuesto, sino que ni siquiera llamó a una asamblea para que los estudiantes tuviéramos algún espacio para debatir, como si sucedió en otros terciarios. Asimismo, también ha faltado en su labor como conducción de la Coordinadora de Estudiantes Terciarios (CET), pues no ha llamado a los estudiantes de los distintos institutos a impulsar acciones de lucha coordinadas en lo que va de la cuarentena.

Frente al desfinanciamiento, la pauperización de estudiantes y docentes, la falta de computadoras y acceso a Internet y edificios que no cumplen con las condiciones higiénicas y de seguridad para retomar la presencialidad, los planes de continuidad deberían ser discutidos en asambleas docente-estudiantiles. Asimismo, la condición previa a la elaboración de dichos planes es la expedición de un presupuesto que garantice sueldos dignos a los docentes, becas a estudiantes, reparto de computadoras, acceso a Internet y recursos suficientes para el SAE.

Por todo ello, desde la UJS- PO (Tendencia) instamos a que los centros de estudiantes terciarios llamen a asambleas para organizamos y exigirle al Estado el cumplimiento de nuestros reclamos.

Suscribite a Política Obrera