Naturgy: crónica de una patronal negrera

Escribe Dote de Gas Natural

Tiempo de lectura: 2 minutos

La empresa distribuidora de gas natural en la zona oeste y norte del GBA y aledaños, Naturgy S.A. (ex Gas Natural Fenosa), se mantuvo operando pese a la cuarentena, ya que la actividad que desarrolla fue declarada esencial. Sin embargo, el decreto no especificaba qué tareas dentro de la industria eran realmente esenciales y cuáles no lo eran. Esto fue aprovechado por la empresa que empezó a convocar, desde principios de abril, a trabajadores cuyas actividades dentro de la misma no cumplían un rol esencial. A otros, por lo general tercerizados, los convocó porque "... así podían cobrar algo". Todos ellos fueron sumándose a los compañeros que sí cumplían tareas esenciales como el CAU (urgencias) o mantenimiento de red, los que más se exponen al contagio al coronavirus, trabajando en los centros neurálgicos donde se concentran los casos de infectados a esta enfermedad.

Ante cada jefe y en cada sector hubo que pelear para que provean en cantidad y en tiempo los elementos de protección - caretas, barbijos, alcohol en gel o lavandina. Esto porque, a tres meses de declararse la pandemia, la empresa tan solo hizo un borrador de protocolo de seguridad que no contempla las necesidades del personal.

Como si todo esto fuera poco, las empresas tercerizadas aprovechan la "confusión reinante" para pagar sueldos en forma atrasada y fraccionada. En primer término, liquidan lo que las empresas perciben por ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción) y el resto se cobra a duras penas, si es que se cobra. En el caso de Naturgy, ya estamos entrando a la segunda quincena de junio y hay tercerizados que, del mes en curso, sólo han percibido el 50%% de su salario, es decir que la patronal no puso un peso.

Recién en estos días, la empresa y los sindicatos tuvieron la primera reunión para discutir las paritarias del 2020, sin ninguna novedad por ahora. Los bolsillos de los trabajadores son castigados por la carestía de productos básicos, sin que en los últimos tiempos hayan percibido alguna mejora salarial, salvo lo recibido por el cierre tardío de las paritarias 2019.

Todo esto cuenta con el antecedente, ocurrido en febrero de este año, de tener tres compañeros quemados mientras intentaban reparar un caño pinchado por una máquina vial. Este suceso expuso tres cosas:

  1. Que la propia patronal impide a sus trabajadores un servicio de calidad y seguro, tanto a usuarios como a trabajadores.
  2. Las frágiles condiciones laborales de los tercerizados.
  3. El escaso plantel que hay en cada sector.

Naturgy cuenta, aproximadamente, con el 60% de su personal tercerizado o contratado en la modalidad monotributistas. Todo esto potenció aún más la superexplotación del plantel porque se diezmó, debido a que hay compañeros que deben cumplir obligatoriamente la cuarentena por estar dentro del grupo de riesgo de contagio.

Naturgy no es una empresa insolvente que justifique esta situación. El último año, presentó utilidades por poco más de 3.600 millones de pesos por el ejercicio 2019; fondos más que suficientes para enfrentar con solvencia la crisis del COVID, y pagar como mínimo un salario igual a la canasta familiar, sin necesidad de ninguna ATP, ni de tener a sus empleados contratados de manera ilegal e ilegítima.

Es por eso, que resulta imprescindible discutir en asamblea, un plan de lucha que contemple en el reclamo paritario:

1.La efectivización del personal tercerizado.

  1. el pago inmediato de la totalidad de los salarios adeudados a los tercerizados.
  2. El ingreso de nuevos trabajadores.
  3. Una bonificación para aquellos que debieron exponerse al contagio.
  4. Que se declare la actividad, como tarea riesgosa, dado que lo es.

¡Manos a la obra!

Suscribite a Política Obrera