Berni vs Frederic: segundo round

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 3 minutos

El enfrentamiento entre Sergio Berni y Sabina Frederic tuvo su segundo round, días atrás, en el programa “Animales sueltos”.

El primer cruce entre los ministros de las carteras de seguridad había sido en diciembre, recién asumido el gobierno de AF, a raíz del uso de las pistolas Taser (que él defendió). En aquella ocasión, Berni reconoció como su jefa política a CFK y planteó que no había un claro comando nacional en esta materia. El enfrentamiento fue capeado y atado con alambre por Kicillof y AF.

Fuego cruzado

En esta oportunidad, ante la pregunta del periodista Novaresio sobre si contaba con el apoyo del gobierno nacional, Berni se despachó diciendo que no y que "en materia de seguridad estamos solos". Afirmó que no mantiene comunicación con Frederic desde mediados de marzo y remarcó, en cambio, la comunicación diaria y fluida que sostiene con el gobierno porteño. Esto sin desmedro de que, días antes, Berni castigara a Larreta por el episodio de los "runners" y asegurara que la solidaridad entre los distritos del AMBA se había “roto”).

"No importa que seamos todos del mismo partido. Es la voluntad que tiene el gobierno de no asistir a una provincia que está en crisis de seguridad profunda", disparó Berni directamente contra AF. Reclamó la presencia de una dotación de gendarmería, a raíz de un tiroteo ocurrido en Villa Madero el miércoles pasado, entre dos bandas de narcos, que dejó un saldo de un trabajador herido. Los vecinos de la villa 2 de Abril cortaron la autopista Ricchieri en reclamo de gendarmes y seguridad, y en abierta desconfianza respecto de la bonaerense, a la que asocian con el delito. Por lo visto, el “paladín de la seguridad” no es capaz de controlar a la policía a su cargo, que sigue tan entrelazada como siempre con el delito organizado. Al hombre del fusil en mano se le termina la guapeza cuando tiene que pisar y ordenar una comisaría del conurbano.

Al mismo tiempo, la respuesta de Frederic reveló que la gendarmería concurre a los municipios, pero a través de arreglos directos entre Frederic y los intendentes. Berni dice desconocer sus movimientos. Hasta ahora, Kicillof no se ha pronunciado sobre los dichos de su ministro. Pero su ministra de Gobierno, María Teresa García (del riñón de CFK), apoyó los dichos de Berni. Queda expuesta una fuerte fractura dentro del oficialismo, ni más ni menos que por la política de seguridad.

Un sector de los monopolios mediáticos está levantando a Berni, en la tentativa de construir una figura política derechista y de mano dura. Hay que tomar nota que este engendro viene alentado por CFK y Kicillof, y por "la progresista" Cámpora. Sin embargo, y más allá de los sets de televisión, el "pseudo Terminator" sólo recibe traspiés en esa línea, como se revela en el amplio repudio que provocó la represión de Penta y en el cerco fallido en Villa Azul. El recule en chancletas, más allá de la verborragia, demuestra que el clima político de las masas en la Argentina rechaza al derechismo represor.

La polémica interna en torno a la política de Seguridad se produce en el marco de otros escarceos, en torno a la expropiación de Vicentin -a la cual Perotti, y Massa se oponen- y a la renegociación de la deuda.

En suma, el episodio Berni vs Frederic encierra un claro ejemplo de la tendencia a la disgregación política que recorre a la coalición oficial. En este caso, se cruza con la crisis en la Justicia y los “servicios”. En este punto, nunca está de más recordar que las actuales denuncias sobre “fichas” y fisgoneo sobre periodistas y dirigentes políticos se parecen mucho al proyecto X de Cristina Kirchner y Nilda Garré. Frederic, la actual rival de Berni, era asesora de aquel ministerio de seguridad.

Aunque esta crisis en el aparato de seguridad se expresa en peleas por arriba, es indudable que lo que está en discusión es el carácter de la represión estatal, en momentos en que el derrumbe económico y social y el colapso sanitario azuzan las tendencias a la rebelión popular, en el mundo, sí, pero también en Argentina.

LEER MÁS El default político de la coalición “de Todos”

Suscribite a Política Obrera