Catamarca: el intendente Enrique Aybar va a juicio por abuso sexual

Escribe Dayana Yapura

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de 7 años, la denuncia por abuso sexual, el actual intendente de la Puerta de Corral Quemado, departamento de Belén, Enrique Aybar, será sometido a juicio a partir del próximo martes 23 de junio. Aybar está imputado por “abuso sexual agravado por la guardia en calidad de autor”, cuando en 2013, mediante engaños, llevó a una menor de 14 años desde su localidad de origen a la capital provincial con la mentira de conseguirle una beca estudiantil.

Luego de un largo proceso ante la Justicia, va a ser juzgado por esta causa, la cual fue suspendida el año pasado, antes de las elecciones generales, en las cuales se presentó como candidato de Juntos por el Cambio y logró ser reelecto por un tercer mandato. Antes de volcarse a la actividad política, Aybar ejercía la docencia y era director de una escuela rural de la zona, donde abusó de varias niñas. Hasta ahora, cinco chicas se animaron a exponer los abusos y denunciarlos, pero solo una denuncia ha llegado a juicio

Persecución e impunidad garantizadas por este régimen

El caso de Aybar es una expresión de la impunidad que gozan violentos y abusadores que se valen de su influencia y poder garantizados por el Estado. En el pueblo, siendo director de la escuela o desde 2011 como intendente, ha actuado como amo y señor de sus habitantes, haciendo uso del soborno sobre el personal de justicia, disponiendo quién puede conseguir trabajo y quién perderlo, usando la policía y a sus matones para los aprietes. Todo es público y conocido en la provincia, pero salvo el movimiento de mujeres que se ha movilizado reclamando justicia. El gobierno provincial ha sido completamente incapaz de dar una salida a un flagelo generalizado en la provincia, como lo demuestra lo que ocurre con los curas abusadores, donde las denuncias y los procesos que se han abierto se dilatan en el tiempo, y los abusadores siguen en sus puestos eclesiásticos gozando de la libertad y de los privilegios que les da ser miembros de la iglesia. En cambio, las familias afectadas y todo aquel que se solidarice con la víctima son amenazados. Los acólitos y punteros del intendente Aybar han llevado adelante una campaña de difamaciones y hostigamientos contra quienes levantan la voz en sus pueblos y luchan en contra de su impunidad.

A pesar de todo ello, no nos bajamos de una lucha imprescindible. Llamamos al movimiento de mujeres y al conjunto de la población dispuesta a combatir a los pedófilos y abusadores a sumarse a la lucha contra la impunidad.

Vamos a esta nueva instancia a llevar a fondo esta lucha para exigir justicia para la víctima, mostrando que el camino para que todos los “Aybar” reciban su merecido castigo.

Nos movilizamos el próximo martes 23 de junio para acompañar a la compañera en esta lucha, a las 8, en la Cámara Penal N°3.

Suscribite a Política Obrera