Amenazas contra “Chinche” Medina, activista obrero y testigo en causas de lesa humanidad

Escribe Lautaro Santkwosky

Tiempo de lectura: 1 minuto

El ex militante del PRT- ERP, ex detenido durante la última dictadura militar, Héctor “el Chinche” Medina, fue víctima de un ataque intimidatorio en su casa de Gálvez, ciudad lindera de Rosario. La denuncia llegó a las redes sociales a través de su hermano. Medina es querellante y testigo en causas contra genocidas.

La familia Medina sufrió particularmente la represión de la dictadura. Catorce integrantes de la familia todavía se encuentran desaparecidos. Héctor Medina, hoy dirigente del Sindicato Telefónico de Rosario, estuvo 7 años preso. Su hermano Oscar Medina fue un dirigente obrero de la fábrica Fillipini, en V.G. Gálvez, y militante del PRT cuando fue detenido y desaparecido el 20 de octubre de 1976.

Las agresiones se dan mientras se desarrollan juicios por crímenes de lesa humanidad que tienen al “Chinche” Medina como querellante y testigo, como la causa Klotzman, en la que “se juzgan 27 homicidios, privaciones ilegítimas de la libertad, tormentos y asociación ilícita” a militantes del PRT-ERP (apdh.org.ar). Los hechos relatados deben ser una alerta para todos los que sean testigos en causas que investigan crímenes de la dictadura contra los trabajadores. En el año 2006, Jorge Julio López fue desaparecido luego de su declaración en el juicio en el que fue condenado Miguel Etchetolatz. La provincia de Santa Fe fue noticia cuando, el 29 de marzo de 2010, fue asesinada en Rafaela, Silvia Suppo, víctima de la última dictadura y testigo clave en la “Causa Brusa”. En ambos casos no se juzgaron los responsables políticos e institucionales de sus crímenes.

La libre circulación de criminales de la última dictadura y sus vinculaciones con el aparato represivo del Estado son responsabilidad de un régimen político que los ampara.

El Estado santafesino debe crear una comisión investigadora que se ocupe de clarificar los hechos ocurridos y que esté dirigida por los organismos de Derechos Humanos y por el propio Héctor Medina, a quienes enviamos toda nuestra solidarid

Suscribite a Política Obrera