UBA: abajo el convenio con Shell

Escribe Fede Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace pocos días se hizo público el proyecto de convenio que las autoridades de la facultad de Exactas-UBA se aprestan a firmar con la multinacional petrolera Shell. El mismo es un monumento al copamiento del capital imperialista por sobre la universidad argentina. La facultad dispone sus instalaciones, equipamiento y capital intelectual a libre disposición de la petrolera. La ´inversión´ (u$s30.000) significa para Shell un vuelto que abonará en cómodas cuotas. La subordinación del régimen universitario es completa, ya que se le otorga a la petrolera la última palabra en materia de orientación y difusión del curso de las investigaciones. La crisis energética busca superarse -“barril criollo” mediante- con la total entrega a los capitales internacionales. El convenio Exactas-Shell retrata a la facultad y al país.

¿Recule?

Es llamativo que, habiendo elaborado un proyecto con todos los detalles resueltos, prácticamente cocinado, la sesión del consejo directivo del lunes 22 haya sufrido el segundo cuarto intermedio. El bloque oficialista, autor del convenio, reúne catorce de los dieciséis consejeros. Lo ocurrido, al menos, califica de traspié. La conducción del centro de estudiantes Identidad-La Cámpora (del decano) ha anunciado que votará en contra. El rechazo del acuerdo con Shell en la facultad se ha expresado en tiempo récord. De forma distorsionada la crisis que atraviesa el oficialismo de Exactas para aprobar el convenio es la expresión de un rechazo que puede convertirse en generalizado.

El “voto en contra” de la conducción del CECEN, bien visto, buscar rescatar la política que expresa el acuerdo. Identidad reclama “discusiones estructurantes [antes] de avanzar con estos proyectos”. Le advierte, para el que quiera oir, a su decano por “los tiempos que corren”. Ya en su momento hemos señalado el ´disimulo´ que pretende mostrar esta conducción del centro sobre su política. El convenio con Shell, de tener éxito, va a comprometer al conjunto de las fuerzas políticas del oficialismo.

Plan de lucha

Sea cual sea el escenario del consejo del martes 23 todavía el proyecto de convenio debería ser discutido en otra instancia (consejo superior). Existe un amplio margen de difusión y organización del conflicto. Los organismos de gobierno de la Universidad son una vía muerta para la derrota del proyecto, por su composición el control de las camarillas es total. Es fundamental unificar a todo el movimiento que se generó en rechazo al convenio en la elaboración de un plan de lucha. ¡Abajo el convenio de Exactas-Shell!

Suscribite a Política Obrera