Santa Fe: Rebelión de precarizados recorre la provincia

Escribe Lucía Fernández

Tiempo de lectura: 3 minutos

En la Ciudad de Santa Fe trabajadores y trabajadoras estatales nos convocamos el martes en el hall de Casa de Gobierno para discutir en una asamblea que contó con la multitudinaria participación de compañeros pertenecientes a once ministerios y reparticiones, de qué manera nos organizamos para encausar la lucha por el pase a planta, después de que tanto ATE como UPCN posterguen con reuniones paritarias dilatadas en el tiempo y a espaldas de los trabajadores, la respuesta sobre lo que se encuentra en juego: el vencimiento de contratos, la incertidumbre sobre la conservación de nuestros puestos de trabajo, y el efectivo pase a planta permanente prometido desde hace años.

La precarización que el “progresista” de Lifschitz ejecuta como política de estado, tiene múltiples facetas y van desde los contratos eternos, hasta la tercerización y el régimen de monotributo. Lo que se ha establecido en muchos casos son formas de contratos que buscan encubrir la relación laboral directa con la patronal estatal. El ministerio de Salud alberga por lejos la mayor cantidad de trabajadores en estas condiciones junto con Desarrollo Social, donde el nivel de explotación laboral es alarmante: mujeres sin licencia por maternidad ni posibilidad de facturar en caso de tomar algunos días luego del parto, salarios adeudados de entre tres y seis meses, precio de horas congeladas ¡desde 2017!, el no reconocimiento de los títulos, la lista sigue. En total, se estima según registros no oficiales que la cantidad de precarizados a nivel provincial supera los 4500. Esto contrasta con los datos de sindicatos, que hablan de un "relevamiento" que comprendería entre 1.000 y 1.200 contratados, alegando un padrón claramente excluyente, que ha sido unilateralmente determinado a espaldas y sin participación de las bases.

Además, entre el año 2016 y el mes de agosto de este año se produjeron más de 5.000 jubilaciones de estatales, y esas vacancias no fueron cubiertas, recurriendo a estas múltiples formas de contratación de personal precarizado.

La burocracia sindical ha hecho todo para allanar el camino al entrante privatista Perotti que se ha pronunciado directamente contra los trabajadores al afirmar que sobran empleados estatales, y en sintonía con el pacto social de F-F pretende congelar las paritarias mientras los índices de inflación no tienen techo. En sintonía también con el gobierno nacional, el gobierno de Lisfchitz, ha colocado-con la colaboración de los sindicatos-a la inmensa mayoría de los trabajadores públicos por debajo de la línea de pobreza (hoy en $35.000). Frente a las consecuencias de esto, los trabajadores más despiertos en el movimiento obrero han decidido no retroceder en la defensa de los derechos laborales que quieren ser arrebatados por el FMI y sus gobiernos, frente a la crisis del capital y la bancarrota de todo un régimen.

El intento de contención por parte de las cúpulas sindicales, quienes además integraron las listas del peronismo en Santa Fe, fue completamente desbordado por las bases que habiendo pasado por distintas experiencias de lucha desde las reparticiones y ministerios, llegaron a la conclusión de la inminente necesidad de conformar un proceso de deliberación, asambleas y coordinación, independiente de la dirección de los sindicatos, en donde confluyan todas las reparticiones provinciales uniendo al personal de planta permanente y al precarizado, y se discuta cómo golpear con un solo puño en un plan de lucha hasta conseguir el pase a planta de todos.

Desde el Partido Obrero - Tendencia hemos planteado que la situación desesperante de los miles de contratados se convertía en explosiva, lo que nos permitió llevar estos planteos a nuestros lugares de trabajo, como a otras reparticiones provinciales. Los trabajadores han encontrado un curso de lucha, aun por fuera de los canales convencionales y debiendo sobrepasar los diques de contención que ha arbitrado la burocracia sindical. Se gesta de manera embrionaria, pero con mucho impulso, otra experiencia de tendencia a la coordinación, poniendo en pie un gran movimiento de lucha por las condiciones de trabajo, por el pase a planta y todas las reivindicaciones.

El viernes 8, a las 11hs, en la explanada del ministerio de la Producción, volvemos a convocar sumando día a día la participación de más trabajadores y trabajadoras de diferentes reparticiones y ministerios.

-Por la coordinación para avanzar en un plan de lucha uniendo las reivindicaciones de estatales precarizados y efectivos, nacionales, provinciales y municipales.

  • Por el PASE A PLANTA YA. -Pago a término, basta de confiscar nuestros salarios.
  • Aumento de emergencia del 30%.
  • Salario igual a la canasta familiar.
  • Bono de emergencia de $5.000.
Suscribite a Política Obrera