Algodonera Avellaneda: segunda audiencia sin respuestas

Escribe Germán Lavini

Se prepara una gran movilización obrera el 29 en Reconquista.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Durante once días, desde el viernes 12 de junio, los obreros de la Algodonera Avellaneda S.A.-Grupo Vicentín, sostuvieron una huelga total con acampe y bloqueo de los accesos a la planta, ubicada en el Parque Industrial de Reconquista, por mejoras salariales y condiciones de trabajo.

Luego de una gigantesca movilización y una audiencia, el pasado martes 16, sin resultados, la mesa de negociación fue reconvocada para el martes 23 de junio. La asamblea de los cuatro turnos resolvió la continuidad de las medidas hasta entonces.

De la audiencia de este martes, que se prolongó por más de tres horas, participaron el jefe de personal de la empresa, Oscar Ortíz, su abogado, el secretario de Trabajo de la provincia, Juan Manuel Pusineri, los delegados de la fábrica, dirigentes del sindicato y el periodista y diputado Carlos Del Frade. La patronal llevó la desfachatada propuesta, “para destrabar el conflicto”, de devolver los ATP, unos 18.000 pesos, que la empresa pretende descontar a los trabajadores, y el aumento de un monto ínfimo de $4.000 por mes (apenas $20 más por hora) en los salarios. La provocación fue rechazada de plano por los delegados obreros. Frente a esto, la audiencia pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 29.

La burocracia textil opera contra la lucha

Luego de los infructuosos intentos por desmovilizar y quebrar el plan de lucha de los trabajadores de la algodonera, la conducción de la Asociación Obrera Textil (AOT), que opera como un apéndice patronal, repudiada por los obreros, desacreditada, e impotente, apeló a otra maniobra en el intento por quebrar la lucha.

Durante el último fin de semana, el dirigente local de la AOT de Reconquista, Lemos, llegó hasta el acampe que realizan los trabajadores con una notificación del secretario general de la Asociación Obrera Textil nacional, Hugo Benítez, donde amenazaba descaradamente con que si los obreros mantenían la resolución de no acatar la conciliación y levantar el paro y las medidas de fuerza, el sindicato quitaría el respaldo gremial a los trabajadores y dejaría sin fueros gremiales a los cuatro delegados. Ante la apretada de la burocracia, los delegados llamaron a una asamblea, de la que participaron los operarios de todos los turnos. Allí resolvieron el reingreso a la planta y retomar la actividad hasta la realización de la audiencia. Luego del fracaso de la nueva negociación, quedó demostrado que la patronal de Vicentín, aún sin contar ahora con argumento de que no estaban dispuestos a negociar con la planta y la producción parada, la solución tampoco llegó y que quienes no tienen voluntad por destrabar el conflicto son los propietarios de la empresa.

La lucha de los obreros de la algodonera es seguida con atención por los trabajadores del conglomerado industrial de la región, en especial por los obreros que en pie de lucha como los de Tutto Porkys y Buyanor S.A. El conflicto, en cambio, no registra la más mínima preocupación de parte de las centrales sindicales, presurosos a la hora de suscribir a medidas de los gobiernos, pero incapaces de motorizar plenarios regionales de delegados obreros para discutir y organizar los reclamos y las demandas de los trabajadores.

Los trabajadores tienen la palabra

Tras el resultado negativo de la audiencia, los obreros han resuelto el reingreso a la fábrica hasta que se lleve a cabo la próxima mesa de negociación, pero la puesta en marcha de la producción será con trabajo a reglamento y quite de colaboración. La patronal dijo que se tomará hasta el próximo 29 de junio para “elaborar” otra propuesta. Para la ocasión, los trabajadores convocarán una nueva marcha, retomando el camino de la resonante movilización anterior.

Sonia, delegada fabril, dijo al respecto: "Hoy accedimos a presentarnos a la audiencia sin movilización, ya que nos habían pedido que, para que asista Héctor Vicentín, como reclamábamos nosotros, la patronal solicitaba que no haya marchas, ni medidas de lucha. Pero cuando llegamos nos encontramos que el Sr. Vicentín no se había presentado y que, en su lugar, estaban el Jefe de personal y el abogado. Ahora ya sabemos para la próxima, por eso vamos a ir con todo y una gran movilización, porque tenemos que conseguir una mejora significativa del salario, que no puede ser de menos de $20.000, que es el incremento para acercarnos a la canasta de pobreza, porque hoy las familias obreras se encuentran en la indigencia. No vamos a bajar los brazos".

Suscribite a Política Obrera