Hospital de Clínicas: redoblemos la campaña contra la sanción a Daniel Iribarren

Escribe Agrupación Bordó Tendencia de Trabajadores del Hospital de Clínicas

Tiempo de lectura: 2 minutos

Después de la suspensión de carácter persecutorio por 30 días sin goce de sueldo a Daniel Iribarren, camillero con más de 30 años de trabajo y activismo en el Hospital de Clínicas, dependiente de la UBA, la dirección del hospital, y sin pronunciamiento alguno del rectorado, extendió por 60 días más la sanción. Este hecho sucede luego de que, pasados los primeros 30 días, el compañero trabajara el fin de semana del 13 de junio. Al reincorporarse, recibió numerosas muestras de solidaridad.

La sanción contra Daniel fue una represalia de las autoridades por denunciar la precariedad que sufren médicos, enfermeros y todo el personal de Clínicas. Durante el periodo de la primera suspensión, realizamos una campaña de pronunciamientos contra este atropello al derecho a organizarse y luchar por condiciones de trabajo y salubridad, más ahora que enfrentamos una pandemia. Se recogieron firmas de variados sectores sindicales y políticos. Ahora, frente a esta nueva represalia, se impone extenderlo aún más.

Evidentemente, la saña de la dirección del hospital y el silencio cómplice del rectorado tienen un porqué. Daniel encarna un activismo que se hace cada más necesario para enfrentar los planes antiobreros y de vaciamiento de la salud pública. Evidencia de esta política de conjunto son las numerosas luchas de los trabajadores de la salud y, en la UBA, la de los docentes y estudiantes para afrontar los desafíos educativos que impone la pandemia y cuarentena.

Párrafo aparte merece la burocracia de APUBA, que no ha movido un dedo contra la sanción. Por el contrario, la burocracia actúa como agente regimentador y persigue a los compañeros que buscan organizarse.

Es necesario reforzar la campaña de rechazo, dentro y fuera del hospital, a través de pronunciamientos contra este atropello y un fondo de lucha por el compañero. En función de esto, es fundamental hacer conocer la situación mediante la agitación entre los trabajadores del hospital y acompañar todas las medidas de lucha que surjan. Lo que está en juego no es solamente el trabajo de Daniel sino el derecho a organizarse, denunciar, deliberar y luchar por nuestras reivindicaciones.

Abajo la sanción a Daniel Iribarren. Por protocolos de los trabajadores y bajo control de los mismos. Por los elementos de protección para cuidar nuestra salud y la de los pacientes.

Pronunciamiento modelo. Para enviar adhesiones y firmas, escribir a sanciondaniel@gmail.com

QUEREMOS BARBIJOS, NO MORDAZAS

INMEDIATO RETIRO DE LA SANCIÓN A DANIEL IRIBARREN

Los firmantes nos pronunciamos en rechazo a la sanción y suspensión por 90 días sin goce de sueldo, con pedido de cesantía definitiva, contra el trabajador de la salud Daniel Iribarren, camillero del Hospital de Clínicas, dependiente de la UBA. La misma fue aplicada por parte de la dirección del hospital con motivo de la denuncia realizada por el compañero ante la falta de condiciones laborales y sanitarias existentes en el Clínica y la consiguiente exposición de los trabajadores que ello implica.

Estas sanciones y suspensiones constituyen un ataque a la libertad de organización, expresión y lucha de los trabajadores por sus reivindicaciones.

Exigimos que se retiren las sanciones, se reinstale al compañero en su puesto de trabajo, en el que se desempeña hace más de 30 años, y expresamos nuestra solidaridad con el mismo.

Suscribite a Política Obrera