Asamblea de AGD-UBA: la docencia universitaria va al paro

Escribe Luisina Montenegro

Tiempo de lectura: 3 minutos

El pasado martes 23 se realizó la segunda asamblea de AGD en lo que va del año. Con la participación de alrededor de 140 docentes, se aprobó un paro de 24 horas para el próximo 3 de julio. Los reclamos centrales son el rechazo del pago en cuotas del aguinaldo, la reapertura inmediata de las paritarias y el reclamo por el pliego regulatorio del trabajo virtual elaborado por Conadu (h). La asamblea también rechazó el acta regulatoria del trabajo virtual acordado entre el gobierno y las burocracias de Conadu y Fedun.

El debate central de la asamblea giró en torno a la necesidad de poner en pie un plan de lucha en AGD y a nivel nacional. Sobran las razones para ir a un plan de acción de amplio alcance: el recorte de la cláusula gatillo en febrero, el miserable 6% de aumento en 2020 (recortado de la cláusula gatillo), el costo de los materiales de trabajo (computadoras, internet) trasladado al bolsillo del docente y aumento del volumen de trabajo en el marco de las clases virtuales; y ahora, como si lo anterior fuera poco, el pago del aguinaldo en cuotas.

Hace un mes atrás, en la primera asamblea virtual de AGD, desde la Naranja (Tendencia) planteamos aprobar un plan de lucha que incluyera un paro de 24 horas, clases públicas virtuales para debatir sobre las condiciones de la virtualización con los estudiantes, campaña de visibilización de los reclamos por redes sociales e impulsar asambleas en cada facultad. Nuestra propuesta fue rechazada por la conducción del sindicato con el pretexto de esperar a las resoluciones de la Conadu (h). Denunciamos en aquel momento una adaptación al inmovilismo de la Conadu (h), cuyo apoyo a las políticas del gobierno es cada vez más explícito.

En esta oportunidad, pusimos esta propuesta nuevamente a la consideración de la asamblea, sumando también la propuesta de avanzar en paros escalonados en caso de no obtener respuestas a nuestros reclamos. A la conducción del sindicato no le quedó otra alternativa que apoyar el paro de 24 horas, pero rechazó el resto de las propuestas, a pesar de ser necesarias para preparar una medida exitosa y generar las condiciones de una continuidad.

Vale resaltar que la posición de la conducción naranja de AGD dio un giro. En la asamblea anterior, se opusieron de manera rotunda a exigir un pliego regulatorio del trabajo virtual, incluso atacando a quienes llevamos este planteo como “cómplices del Banco Mundial”. Una semana después, la Conadu (h) levantó un pliego regulatorio con 18 artículos al que llamaron “recomendaciones para el trabajo virtual”. Estas recomendaciones no son otra cosa que una regulación del trabajo virtual en el marco del aislamiento social obligatorio. Los docentes de la UBA no tuvimos oportunidad de discutir el conjunto del pliego: la conducción de AGD ni siquiera se ruborizó por difundirlo una semana más tarde, cuando ya se había cerrado. El aspecto más grave es que se llegó una paritaria técnica nacional sin que la Conadu (h) ni la AGD-UBA plantearan una sola medida de lucha para imponerlo. Esto le abrió el camino al gobierno y a las burocracias para cerrar su propio pliego regulatorio, que deja por fuera cosas fundamentales como el acceso y los costos de los materiales de trabajo, las dispensas, etc.

No existen conquistas de los trabajadores que no haya sido precedida por acciones de lucha que las impongan. Un gobierno que enfrenta una crisis de envergadura no va a regalarnos condiciones de trabajo dignas ni aumentos de salario. Basta con recordar que las paritarias están atadas al destino de la negociación de la deuda, que sigue en un impasse. Es necesario que la AGD se ponga a la altura de las circunstancias: este paro de 24 horas debe ser el inicio de un plan de lucha con paros escalonados e instancias sistemáticas de organización y debate. Las asambleas no pueden ser reuniones para ratificar lo actuado por la conducción del gremio y la Conadu (h), por el contrario, deben ser espacios orientados a generar la mayor participación y organización de la docencia.

Con esta orientación nos sumamos al paro de 24 horas del 3 y nos comprometemos a continuar la lucha hasta conquistar todos nuestros reclamos.

Planteamos:

No al pago en cuotas del aguinaldo.

Reapertura inmediata de las paritarias.

Aumento de salario no menor al 40%, indexado mensualmente.

Cumplimiento del pliego regulatorio del trabajo virtual elaborado por Conadu (h).

No al pago de la deuda usuraria.

Suscribite a Política Obrera