Convocamos una deliberación política

Escribe Federico Fernández

Conclusiones del plenario nacional educativo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El sábado 27 de junio se realizó, por vía virtual, una instancia plenaria organizada por la UJS y la Naranja Universitaria (Tendencia). En la participación de trescientos compañeros, vinculados a distintos frentes educativos, se ha constatado un trabajo que abarca a la mayoría de las provincias del país y que tiene a la Tendencia del PO como protagonista e impulsora de un amplio abanico de luchas y conflictos. La actividad contó con la participación de Jorge Altamira.

El plenario se ocupó de tratar la enorme crisis educativa como parte de una gran crisis humanitaria. Las razones implican un régimen social que sacrifica la vida y la salud en función de un salvataje de las condiciones de explotación capitalistas. En cualquiera de las dos hipótesis planteadas, ya sea en una ´convivencia´ prolongada en el tiempo del coronavirus, o en una salida anticipada del mismo; las contradicciones explosivas que atraviesan a las sociedades darán lugar a desplazamientos políticos y crisis revolucionarias. Los cuestionamientos a las políticas de privatización sanitaria y destrucción de la vivienda son inseparables de una impugnación, que ya está en marcha, al conjunto al régimen capitalista.

Argentina reúne todas las condiciones para ganarse un lugar de privilegio en esta crisis. El gobierno de Alberto Fernández se encuentra totalmente comprometido al desenlace sanitario -donde se observa un grado alto de descontrol- y de una crisis económica que llevará al país entre el ´defol´ y una subordinación completa al FMI. Estas variantes plantean un escenario de desintegración de la coalición oficialista. Hacer explícita la centralidad de los problemas políticos y el desarrollo de una alternativa frente a esta crisis es la principal conclusión que ha aportado el plenario educativo.

Campaña

Tanto en docentes como en el movimiento de la juventud convocamos a organizar una campaña política. Partimos de un balance de la cuarentena y el derrumbe de las condiciones sociales. El movimiento de lucha educativo tiene que pronunciarse sobre el tema de la deuda rechazando su pago. Del otro lado, los rectores, han difundido su posición en apoyo a un acuerdo con los acreedores. Las mismas camarillas que protestan por la inexistencia del presupuesto 2021 acompañan un rumbo que coloca al país y su patrimonio a merced del capital financiero.

Toda la situación económica, a su vez, plantea la oportunidad de nacionalizar la banca en función de un plan económico compatible con la vida y la salud de los trabajadores. Es necesario un plan de conversión de industrias para colocarlas al servicio del enfrentamiento de la pandemia. En este plan es fundamental la discusión sobre el papel de la educación y la universidad, hoy a disposición total de intereses capitalistas. El sistema de salud debe ser nacionalizado y el sector privado ser integrado a un plan discutido con sus trabajadores. En Santa Fe, particularmente, una campaña centrada en el impasse que ha abierto la quiebra del conglomerado Vicentin puede interesar al movimiento de lucha. En este escenario la campaña por una convocatoria a un congreso de trabajadores que discuta una alternativa política es la piedra angular en el desarrollo de una salida socialista.

Perspectiva

El plenario ha sido atravesado por innumerables debates educativos. Las cambiantes condiciones de virtualidad establecen un estado de deliberación sobre el conjunto de estos problemas. Las actuales medidas negativas tomadas por el gobierno y las camarillas no son consecuencia inevitable de la pandemia. Por el contrario, ninguna salida en el marco del régimen actual tiene la capacidad de garantizar resultado alguno. Resolvimos convocar a plenarios específicos por regional o sector educativo para abordar las problemáticas más particulares, pero hemos discutido la importancia de subordinarlos al planteo político general.

En todos los sindicatos docentes impulsaremos la coordinación con otros sectores y luchas bajo la perspectiva de este planteo político. El planteo de coordinadoras debe ser llevado al conjunto del movimiento obrero. La conquista de la vanguardia de la juventud argentina y del propio movimiento estudiantil también tiene al desarrollo de una alternativa política en el centro de su importancia. Históricamente, desde la reforma del 18', la juventud peronista de los 70 y el propio Argentinazo del 2001, fueron los problemas estratégicos los que trazaron un marco de intervención. La izquierda que no comprenda la perspectiva de poder que abre esta crisis pasará a la intrascendencia. Los bochornos parlamentarios del FIT-U otorgan a la crítica elaborada por la Tendencia del PO una autoridad más amplia. Largamos esta campaña política. Manos a la obra.

Suscribite a Política Obrera