La batalla por el 10%: cacerolazos y cortes de ruta contra Piñera y las AFP

Escribe Luciano Newen

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tras los llamados a cacerolazos convocados por innumerables organizaciones sociales y políticas para el pasado 14 de julio -antesala a la votación de este miércoles 15 en la Cámara de Diputados-; se desplegaron múltiples puntos de barricadas y cortes de ruta en todo el país contra el hambre, el desempleo y las políticas de endeudamiento. Todo en medio de un Chile militarizado con toques de queda y una cuarentena total que rige a la Región Metropolitana.

Uno de los primeros acontecimientos se registró a eso de las 20.00 horas, en el sur, comuna de Mulchén donde, en el interior de un predio 6 camiones de la Forestal Mininco fueron completamente quemados. Asimismo en Santiago, en la comuna de Recoleta, un bus del Transantiago fue calcinado luego de la brutal represión policial contra los cacerolazos y manifestaciones. Las barricadas se extendieron 10 cuadras en las arterias Zapadores y Dorsal; ni las tanquetas ni los carros blindados fueron suficientes para contener a la población. En Estación Central 16 vehículos fueron quemados junto a la oficina de una automotora; 12 compañías de bomberos tuvieron que acudir a sofocar las llamas.

En Maipú, Pedro Aguirre Cerda, San Bernardo y Huechuraba se desarrollaron fuertes enfrentamientos entre pobladores y policías. En Peñalolén una tanqueta fue quemada durante varios minutos -hasta que tuvo que intervenir un piquete de FF.EE. para dispersar a los manifestantes.

Frente al hambre y la desesperación los saqueos a supermercados, como el Alvi de Lo Prado, ACuenta en Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda, además de Líder y el Santa Isabel en Quilicura, no se hicieron esperar. En el Unimarc de Avenida Dorsal en Conchalí, personal militar debió intervenir frente a la presencia de pobladores. Similar situación se registró en un Tottus de Peñalolén y un Santa Isabel en Quinta Normal donde policías llegaron a dispersar con balines y gases lacrimógenos; lo mismo que en el Unimarc de Estación central.

Hasta el momento se han informado de ataques en al menos cuatro cuarteles policiales: Estación Central, Maipú, Huechuraba y Cerro Navia –sumando más de 400 ataques a comisarías desde el 18 de octubre.

Pero eso no es todo. Por su parte, la Unión Portuaria de Chile anunció un paro para las 16.00 horas de este miércoles. Al final de su comunicado se puede leer “La lucha no es sólo por el 10%, es por terminar con las AFP”. En Antofagasta, Valparaíso y Concepción, los trabajadores afirman que continuarán con las movilizaciones; igual que en el Puerto de San Antonio, aseguran los pescadores artesanales y estibadores.

A las 9.30 de la mañana se dará inicio a la sesión en la Cámara Baja. Casi 80 diputados están anotados para intervenir, lo que supone una gran extensión de la jornada.

Si la medida se aprueba, las movilizaciones continuarán con fuerzas redobladas para su aprobación en el Senado; si la medida se rechaza, la protesta obrera y popular se fortalecerá. En ambos escenarios, estos días se agudiza la lucha de clases prefigurando grandes confrontaciones políticas.

En base a esta crisis abierta y sin retorno de las AFP y el régimen pinochetista, debemos profundizar la movilización por el retiro de los fondos -sin indemnización y con cargo exclusivo a los patrones-; ninguna confianza en el gobierno, el parlamento ni en los partidos que operan en él; impulsemos la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana para la nacionalización de los fondos de pensiones bajo administración y control de las y los trabajadores, lo que es decir, para la centralización en el Estado de las pensiones que los patrones, sin condiciones, deben asegurar.

Fuera Piñera y No+AFP;

Asamblea Constituyente Libre y Soberana;

¡Gobierno de la clase trabajadora, que la crisis la paguen los capitalistas!

Suscribite a Política Obrera