Bolivia: catástrofe sanitaria, terremoto político

Escribe Emiliano Monge

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cientos de miles de trabajadores bolivianos están precarizados, desempleados, otros se les adeudan meses y muchos aceptaron rebajas salariales para seguir trabajando. Los campesinos también sufren loa avatares de la crisis sanitaria y económica. La población está expuesta al Covid19 sin medidas de seguridad. Las personas mueren en las calles y en casas porque ni siquiera llegan a los hospitales. El alcalde de La Paz amenazó con cerrar la ciudad tras el aumento de los casos. En Santa Cruz y Cochabamba se miente sobre el número de fallecidos.

El ministro de gobierno del régimen de facto, Arturo Murillo, declaró que iba a “expropiar” hospitales y cementerios privados en Cochabamba y Santa Cruz (donde hay más de 60 muertos por día, cuando las cifras oficiales son de 20), poco después se retractó y habló de “intervención” y que no se le va a “quitar nada a nadie” (telesurtv, 14/7). La crisis es explosiva.

Luego del aplazamiento de las elecciones (programadas para mayo) se llegó a un acuerdo entre Carlos Mesa, Jorge Quiroga y Luis Arce Catacora (MAS), para una fecha para nuevas elecciones (6 de septiembre), avalada por el presidente del nuevo Tribunal Nacional Electoral (cercano a Carlos Mesa). Áñez tuvo que aceptar pero reclamó que la OEA (cuyo informe golpista fue desacreditado incluso por el NYT y el Congreso de EEUU) sea [único veedor de las elecciones] (https://politicaobrera.com/internacionales/1901-bolivia-oea-veedor-unico).

Ayer, el fascista Camacho le envió una carta al secretario general de la OEA (Almagro) pidiéndole que anule las elecciones porque serían un “riesgo de contagio de Covid-19” (eldeber, 14/7). Camacho tiene un sello, “Creemos”. Añez le había ofrecido a Mesa (impune por el “octubre negro” de 2003, más de 70 muertos y 500 heridos junto a Gonzalo Sánchez de Lozada) armar un frente contra el MAS, que incluso incluiría a Camacho y a Jorge Quiroga (vice de Banzer, masacrador de Batallas y Chapare). Mesa respondió que lo “estudiaría”, la única chance de que acepte es que éste le garantice impunidad. Arce va primero en las encuestas [lejos del resto] (https://politicaobrera.com/internacionales/1884-bolivia-las-elecciones-y-otro-golpe).

Las denuncias de fraude también vienen del movimiento obrero, Orlando Gutiérrez, dirigente minero de la COB dijo que “algo más de 4,5 millones de personas han sido depuradas de los padrones para los comicios. La lista es tremenda y si bien es cierto que en cada elección se hace, el número es infladísimo y estamos peleando también para que se amplíe la fecha del cierre de inscripciones. Con la pandemia muchos han cambiado de domicilio, de localidad, de ubicación real. Entonces para nosotros esa es una clara muestra de que están incitando a iniciar el fraude” (página12, 13/7).

Marchas en todo el país

Los maestros rurales hicieron más de 25 piquetes de huelga de hambre a nivel nacional, la Federación Departamental de Maestros Rurales de Tarija se encuentran en huelga de hambre hace 21 días. En el marco de una jornada nacional se realizaron marchas 9 departamentos del país contra la golpista Añez. Cinco marchas se desarrollaron en La Paz, entre ellos, la COB, fabriles y maestros rurales y urbanos. La COB –que realiza su primera marcha en 8 meses– y organizaciones sociales que descendieron desde El Alto. Gutiérrez, dirigente de la FSTMB, lo definió como “un pequeño aviso, en realidad un ensayo” (página12, 13/7).

La COB reclamó contra la política del gobierno para enfrentar la pandemia e incluyó los reclamos de docentes contra el decreto privatizador de la educación. Presentó un pliego de 13 puntos: rechazan el decreto 4272 de reactivación económica (que es una reforma encubierta), el decreto 4260 de educación virtual, y piden la renuncia del ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, y el de Trabajo, Oscar Toto Mercado. La dirección de la COB había elogiado a Mercado a principio del año. Huarachi (COB) dijo que si no hay respuesta “las medidas se masificarán” (ídem), pero no indicó cuándo ni cómo.

La COB dice que “no hay condiciones para combatir esta crisis sanitaria” y que declara al movimiento obrero en “estado de emergencia”. Y “responsabilizamos al gobierno de transición por todos los fallecidos” (COB, 8/7). La Federación de Trabajadores de la Educación Urbanos de La Paz (FDTEULP, dirigida por el POR) criticó los apetitos electorales de las direcciones sindicales (elchacoinforma, 14/7). En medio de una pandemia catastrofica, Bolivia ingresa a un período de explosiones sociales y políticas, y posibles nuevos golpes de estado.

Suscribite a Política Obrera