Reunión de la CET: la farsa de Patria Grande

Escribe Alex R

Tiempo de lectura: 2 minutos

El sábado 11 de julio pasado se desarrolló una reunión abierta de la Coordinadora de Estudiantes Terciarios (CET), con la presencia de cerca de 100 compañeros de distintos institutos. Allí, descollaron los numerosos problemas que los estudiantes venimos teniendo bajo la cuarentena y la cursada virtual, que van desde la falta de computadoras hasta el desempleo y la insuficiente ayuda alimentaria enviada por parte del Estado.

Se pasó revista de la situación de los centros de estudiantes presentes y se plantearon diferentes pronunciamientos. Por ejemplo, el repudio a la persecución estudiantil en la ESEA Manuel Belgrano y la Escuela Normal 9 por parte de las autoridades, el rechazo al “protocolo de vuelta a clases” del Consejo Federal de Educación y por la aparición inmediata de Facundo Castro.

Por su parte, Patria Grande (conducción de la CET) evitó realizar cualquier crítica al gobierno nacional de Alberto Fernández, apuntando los cañones únicamente a Larreta. Esto se debe a que esta agrupación es parte integrante del Frente de Todos, cuyo gobierno, en alianza con Larreta, promueve la flexibilización de la cuarentena, como se expresa en el “protocolo de vuelta a clases” del CFE, que no contempla el presupuesto ni las reformas correspondientes en infraestructura escolar. La negativa de parte de Patria Grande de convocar asambleas y reuniones periódicas de la CET responde a un intento por evitar críticas a la política de Fernández-Larreta- Kicillof, que acepta los condicionamientos de los acreedores internacionales para el pago de la deuda externa y se prepara a flexibilizar la cuarentena bajo la presión de los intereses capitalistas. La deuda externa consume gran parte del presupuesto nacional, agravando el desfinanciamiento de los institutos terciarios.

Asimismo, quedó al descubierto el funcionamiento plenamente burocrático de la CET. En efecto, se señaló la nula convocatoria a reuniones, la ausencia de actas y la poca claridad en los mecanismos de la coordinadora. También se denunció que Patria Grande no convocó una sola asamblea en el Joaquín V. González, donde es conducción. El colmo del burocratismo se dio hacia el final de la reunión, cuando se planteó el carácter no resolutivo de la misma.

Debido a ello, se sostuvo que la única forma “democrática” de sacar resoluciones era a través del voto, en un grupo de WhatsApp, de las conducciones votadas de los distintos centros. De este modo, Patria Grande ha convertido un espacio que debiera ser de organización y lucha estudiantil en una farsa de asamblea.

Desde la Tendencia del Partido Obrero denunciamos que el vaciamiento de los terciarios fue promovido por los gobiernos de distinto tipo y color. La falta de becas, equipos y conectividad, así como el pago en cuotas del aguinaldo docente y la ruinosa infraestructura, son producto del desfinanciamiento educativo. De allí se desprende que la lucha por el presupuesto debe partir del rechazo al pago de la deuda externa. También destacamos la necesidad de organizar la lucha de las mujeres por el aborto legal, seguro y gratuito y por las licencias por maternidad en los lugares de trabajo.

Como guía para la acción, propusimos el llamado a asambleas en todos los terciarios para votar un plan de lucha por los reclamos, el rechazo al protocolo de vuelta a clases del CFE y la conformación de comités de seguridad e higiene con poder de veto para definir protocolos elaborados por docentes y estudiantes. El movimiento terciario debe discutir esta agenda.

Suscribite a Política Obrera