Covid19 en el ferrocarril: el rol de la burocracia

Escribe Lisandro Martínez

Tiempo de lectura: 2 minutos

Las direcciones de gremios ferroviarios decidieron alinearse con todas las decisiones del presidente Alberto Fernández desde el inicio de la cuarentena, al punto de convertirse en un instrumento de la política patronal de la empresa Trenes Argentinos Operaciones, encabezada por el massista Martin Marinucci.

Los cuatro sindicatos ferroviarios participan del Comité de Crisis Prevención COVID-19 en el Transporte Ferroviario. Los hechos demostraron largamente que los gremios “borraron” de las líneas a los delegados y dejaron en manos de la arbitrariedad patronal todos los casos donde obreros con fiebre solicitaran médico.

Pasados tres meses de cuarentena, en el ferrocarril hay -sin oficializar- 213 infectados y se produjeron seis muertes hasta ahora. “El acompañamiento” gremial “logró” un bono de $5.000, discriminatorio, pagadero solo a quienes trabajan. Lo que impulsan los gremios no es el cuidado de la salud obrera, sino el máximo esfuerzo de no faltar, ni pedir aislamiento. Esto acompaña la política gubernamental de no parar la producción capitalista, aunque esté en juego la vida.

Sin acompañamiento

El pasado 23 de mayo, en la estación San Martin de la línea Mitre, la médica de la patronal le diagnosticó faringitis a una compañera boletera estaba con temperatura. Finalmente la hisoparon: dio positivo. Agustín Yedo, de la Comisión de Reclamos de la línea Mitre, informó a través de un audio el caso de “la compañera Boletera”, pero omitió decir que esta se las arregló sin compañía del gremio ni denuncia de la desidia del servicio médico de la empresa. Pasados los meses, el 30% de la dotación de guardas está aislada porque el delegado dio positivo y toda la jefatura de material rodante espera el hisopado de una administrativa. El 15 de julio, en el Mitre, no salían las formaciones por falta de personal.

En el Roca, a fines de julio, hubo un brote de coronavirus entre el personal. Dio positivo un guarda de Constitución que, siendo parte de grupo de riesgo, seguía TRABAJANDO por presiones de la jefatura. En esos mismos días, dos tercerizados de MCM fueron testeados y dieron positivo. Por contacto estrecho se aisló a otros ocho, de los cuales cinco dieron positivo. Se produjeron reclamos por mejoras sanitarias de Guardas y se movilizaron tercerizados de MCM.

En el Sarmiento, el 22 de junio, dos guardas con síntomas de Covid pasaron al aislamiento. Otros 37 trabajadores también fueron aislados preventivamente. Esto paralizó el servicio de primera hora.

Es necesario:

Hisopados a todos: por un mapeo del Covid para derrotarlo. Protocolo obrero debatido en asamblea por línea. Paritarios mandatos por asamblea: salario mínimo igual a la canasta familiar. Bono de $20.000 a todos los ferroviarios. Arriba la solidaridad de la clase obrera.

Suscribite a Política Obrera