Ante la “nueva fase”

Protocolos, paritarias, reincorporación de suspendidos y despedidos, aumentos de salarios y jubilaciones.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Con la ´reapertura´ de la economía, todavía parcial pero ascendente, se acabó la cuarentena que penosamente aisló a una parte importante de la clase obrera de su acción social y política. En ese intermedio de tres meses, las patronales suspendieron, despidieron y bajaron salarios, bajo el paraguas del Estado y la complicidad de la burocracia sindical. La mayoría volvemos al trabajo golpeados socialmente. Ni hablemos de los jubilados, a quienes el gobierno les privó de la movilidad de sus ingresos antes de que el virus golpeara la puerta. Estamos peor que en el verano pasado.

¿Está es la ´nueva normalidad´ con la que patrones, gobierno y ´opositores´, quieren “recuperar” la economía?

Es inadmisible, porque además nuestros lugares de trabajo tampoco son lo mismo. Al infierno de siempre ahora se agrega el contagio. Entramos a la ´nueva normalidad´ con protocolos patronales que no pasan del alcohol en gel, porque hasta el barbijo, que no es quirúrgico, lo pagamos nosotros. También tendremos que pagar la nafta del auto, quienes lo tienen, porque el transporte colectivo es peligroso y las patronales rechazan hacerse cargo de los traslados.

Hay algo bueno, sin embargo. Nos volveremos a ver con los compañeros en forma presencial, aunque en numerosas empresas nos hemos valido de las discusiones virtuales para resistir y pelear. Tenemos que recuperar lo perdido en el tiempo más breve posible, porque la inflación hace ´running´ por encima, cómoda, del 2% mensual. Protocolos obreros, reducción de la jornada de trabajo sin afectar el salario, que las patronales se hagan cargo de un transporte seguro y gratuito, convocatoria de paritarias para recuperar todo el salario, inmediata recuperación del poder adquisitivo de las jubilaciones, personal médico en el transporte y en el lugar de trabajo, barbijos quirúrgicos a cargo de las patronales, reincorporación de suspendidos y despedidos, salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, fuera la burocracia de los sindicatos, abajo la ´colaboración´ con los explotadores.

U-ni-dad de los trabajadores: de Argentina, América Latina y el mundo.

Suscribite a Política Obrera