Paritaria de bancarios: 26% en cuatro cuotas

Escriben Fede Vilo y Mariana Ramazoti

Tiempo de lectura: 3 minutos

El acuerdo por la paritaria bancaria cerró con un aumento del 26% en cuotas (7% para el primer trimestre del año, un 6% para el segundo, 7% para el tercero, y un 6% para el cuarto trimestre), más una cláusula de revisión para el mes de noviembre.

Este 26% tramposo llega seis meses tarde -la paritaria venció en diciembre- y en cuatro largas cuotas no acumulativas. Sobre el salario de diciembre de 2019 representa anualizado, un aumento de solo el 16,25 %. En el mismo período el peso se devaluó un 80%, por lo que venimos arrastrando la inflación en nuestras espaldas durante todos esos meses, con apenas una actualización de suma fija desde febrero que será absorbida por el presente acuerdo.

El sueldo de bolsillo de un trabajador bancario, a octubre de 2020, será de $62.500 pesos. Significa que no llegará a cubrir la canasta familiar del primer semestre, calculada por el CESyAC en febrero pasado, en 94 mil.

El pretexto de la crisis económica para justificar este acuerdo gravoso no es válido para los bancos, que han hecho ganancias siderales, entre Leliq y pases, por casi 3 billones de pesos (unos u$s35.000 millones). Si bien en la discusión paritaria se actualiza el monto a cobrar por la participación en ganancias, esto no se ve reflejado en el acuerdo final - la tasa de las Leliqs ronda el 50% anual.

Regulación del trabajo en cuarentena

La paritaria tampoco dio lugar a una regularización del trabajo bajo las condiciones que impone la pandemia. La polifunción así como la modalidad de trabajo remoto dieron pie a la sobrecarga laboral, tareas después de hora e incluso los fines de semana, sin pagar un centavo más por ello. Las patronales tampoco entregaron las herramientas necesarias para realizar el teletrabajo.

Tampoco fue atendido el salario de los trabajadores de las áreas de ventas, que se vio reducido: las comisiones, que representan buena parte de su remuneración, se han desplomado. Es necesario reclamar el cobro del promedio de las comisiones percibidas antes de la pandemia, a la vez que refuerza la necesidad de que se integren a un salario básico único independiente de las ventas.

Protocolos

Otro tema que debería tratar la paritaria es el problema de los protocolos, que a 120 días del inicio de la cuarentena se siguen aplicando de manera desigual e insuficiente en los distintos bancos. Esto que generó que se hayan disparado los contagios en distintas sucursales. La posición del sindicato es dejar las protecciones sanitarias al libre albedrío de cada sucursal; como no se quieren asumir los costos de los testeos necesarios, ni invertir en protecciones sanitarias, los contagios se multiplican. Frente a esta situación, corresponde abrir la discusión de un protocolo propio de los trabajadores bancarios que contemple el testeo semanal de cada trabajador bancario, con cargo a la patronal, la provisión de elementos de protección personal y la cuarentena a todos los contactos estrechos de los contagiados.

Tercerizados

En el gremio bancario hay un sinfín de trabajadores que están fuera de convenio o bajo el de comercio – trabajadores de las financieras de tarjetas, Mercado Libre-Mercado Pago, calls centers, agencias, trabajadores de seguridad, limpieza, sistemas, y la lista sigue. Algunos forman parte de los mismos bancos, pero con otra razón social, como Bapro pagos o Santander Tecnología, entre otros, creados para burlar el convenio colectivo. Todos ellos se encuentran por fuera de lo discutido en la paritaria y dejados a merced de cada una de las patronales, en algunos casos, con salarios de miseria. Una paritaria discutida en función de los intereses de los trabajadores debería incluir a estos sectores que vienen relegados desde hace mucho tiempo.

Los trabajadores necesitamos más que nunca un sindicato que defienda los trabajadores, independiente del estado y las patronales, que desarrolle una discusión colectiva en asambleas sobre:

La necesidad de poner en pie comisiones de seguridad e higiene con delegados electos por área de trabajo, que garanticen las condiciones óptimas para el teletrabajo. Testeos semanales y masivos en las sucursales a cargo de la patronal.

Incremento de personal en todas las sucursales que permitan la correcta rotación del personal, que se elimine la polifunción y tercerización en todo el gremio.

Por el ingreso al convenio de todos los tercerizados y trabajadores financieros y la eliminación de los contratos basura.

Suscribite a Política Obrera