Egipto envía tropas a Libia

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 1 minuto

Crece la tensión en Libia, luego que el parlamento egipcio votara la intervención militar en dicho país.

Tras la caída de Muhammar Gadafi, el país quedo dividido en dos: por un lado, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), con sede en la capital Trípoli, apoyado principalmente por la ONU, Turquía, Qatar e Italia; y, por otro lado, el gobierno del Este, controlado por el comandante militar Jalifa Hafta, del Ejército Nacional libio, apoyado por Rusia, Egipto y los Emiratos Árabes.

Libia es el país africano con mayores reservas de petróleo y gas marítimos del continente.

De acuerdo al diario estatal egipcio Al-Ahran, la intervención es “para ayudar a defender al vecino occidental contra la agresión turca”; a su vez, el presidente, Al Sissi, “Egipto no escatimará esfuerzos para apoyar a la hermana libia”, (Infobae, 20/7). Erdogan replicó que Haftar impide el establecimiento de la paz, la calma, la seguridad y la integridad territorial de Libia".

El pasado 10 de junio, dos fragatas turcas encañonaron a la fragata francesa Coubert, que trataba de impedir en el Mediterráneo el contrabando de armas en Libia, según denunció París ante la OTAN (El País, 20/7) A esto se suma un ataque aéreo, el pasado 5 de julio, a la base militar de Al Watiya, situada al este de Trípoli. Se sospecha que fue obra de Emiratos Árabes Unidos.

Crisis humanitaria

Estas disputas traen consigo una crisis humanitaria gigantesca. Más de 200.000 personas han migrado de suelo libio, mientras se calcula que 13.000 murieron ahogadas en el Mediterráneo, según datos de ACNUR.

La guerra civil ha recrudecido después del fracaso del plan de la ONU, en 2015, que se ha llevado la vida de más de 1.800 personas -entre ellas, 400 civiles- y alrededor de 20.000 heridos.

Libia se ha convertido en un tablero de ajedrez del imperialismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Suscribite a Política Obrera