Piñera entre las masas y Wall Street

Escribe Luciano Newen - Partido Obrero Revolucionario (Chile)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Finalmente, luego de 10 días de extrema expectación, Piñera decidió desestimar el veto presidencial y anunció que este viernes promulgará la reforma constitucional que permite, de manera extraordinaria, el retiro del 10% de los fondos previsionales de la clase obrera -administrados por las inversionistas y especuladoras AFPs; todo un espectáculo que aprovechará, además, para aumentar su popularidad que, producto de sus medidas de hambre, deuda y muertes por covid, se encuentra por el suelo.

Durante todo el desarrollo de la crisis y el colapso provocado por la pandemia -y sus ineficientes medidas para hacerle frente-, Piñera ha sido asediado por todos lados. Desde el imperialismo, medios como The economist, por ejemplo, le ha sugerido, en sencillas palabras, que conceda el 10% a las masas trabajadoras de manera de evitar un reanimamiento de la rebelión popular y, con esto, sortear un eventual estallido revolucionario en cadena en el resto de América Latina. The Financial Times, por su parte, es muy optimista y realiza un excelente balance de la economía minera. A la vez que presiona por su reactivación, sostiene que, aún en tiempo de crisis, la explotación mineral y comercialización del cobre es prometedora. Así, lo que se muestra como el fuerte campo económico chileno -con el que evidentemente podría reponer los fondos retirados-, oculta el brutal incremento en la intensidad de explotación de los trabajadores de las minas, los recortes salariales, los despidos masivos, y la exposición al covid de los miles y miles que las echan a andar, como ha quedado en evidencia en la región minera de Antofagasta.

En el ámbito local, Piñera ha sido asediado tanto por el extremo golpista como por las grandes masas movilizadas. También, como hemos venido relatando, se le ha asediado inclusive desde el Parlamento -como ha quedado demostrada con esta iniciativa (del retiro de ahorros jubilatorios) que surgió en su seno y atentaba contra el plan de gobierno. Así, su apoyo ha quedado reducido solo al Comité Político y a las fuerzas represivas que, por cierto, gozan de bastante cohesión y, producto de la constitución pinochetista, de atribuciones. Finalmente, en el tercer trámite parlamentario y sin esperar el resultado del cuarto, esto es, el resultado del Tribunal Constitucional, el terco de Piñera ha cedido.

Con esta promulgacion de Piñera, todo lobby y debate parlamentario se trasladará a la reforma previsional que se encuentra en tramitación y que contempla, entre otras medidas, aumentar la cotización, los años que se realice y ampliar el rango de cotizadores a las AFPs; las masas deben tener esto en consideración.

Es que, en realidad, la dinámica del régimen ha realizado su actividad en torno a todo un paquete de maniobras que, de alguna manera, pueden entenderse como concesiones a las masas para contener su movilización revolucionaria, de cara a la constituyente trucha de octubre.

La situación política continúa abierta. Aunque la posibilidad de un autogolpe a Piñera se mantenía a la vuelta de la esquina y éste era absolutamente consciente de esto, ha dado un paso atrás y por eso la clase obrera debe continuar movilizándose por acabar con las AFPs y, más que nunca, por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

Suscribite a Política Obrera