Covid-19 en Autopistas del Sol

Escriben Florencia Blumen y Ceferino Cruz

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace alrededor de diez días que el peaje de Tigre de Autopistas del Sol (AUSOL) se encuentra abierto, durante el turno mañana, con paso libre para los vehículos. Lejos de ser un guiño a los y las laburantes que dejan todos los días allí cientos de pesos o responder a la aplicación de los protocolos de prevención, ello se debe, por el contrario, a una explosión de contagios de Covid19 entre los trabajadores ocurrida en esa estación.

En menos de una semana, once peajistas fueron diagnosticados con el virus. Como ocurre en otros gremios, no se aísla ni se hisopa a los compañeros de contacto estrecho si no presentan síntomas, favoreciendo la propagación del virus. Ante la presión de los compañeros por el hisopado al surgir los primeros dos casos, y confirmarse los demás contagios, finalmente todo el turno fue levantado a la espera de que se cumpla la cuarentena mínima de quince días para volver al puesto.

Protocolos

La mayoría de las acciones de AUSOL, luego de la retirada de la familia Macri, en 2017, quedaron en manos de capitales españoles e italianos. Controla 120 kilómetros de la Ruta Panamericana, de cuyos tramos con peaje, el 18% está concentrado en el Acceso Norte. Sus ganancias en todos estos años han sido millonarias, pero eso no fue óbice para percibir el subsidio de los ATP. En plena crisis sanitaria, sigue prevaleciendo el afán de recaudar.

Si bien desde el regreso a las rutas la concesionaria estableció un protocolo y proveyó los insumos, brindó a sus trabajadores una capacitación “ligera” -un video corto y un folleto-, a quienes hizo firmar una declaración jurada.

El gran ausente en la conformación de la metodología empleada para enfrentar la pandemia en los lugares de trabajo es el propio trabajador. No se consultó de ninguna manera para la adopción de los protocolos. Las patronales estiman que no es necesario escuchar la opinión de los asalariados, que ven agregado a sus condiciones laborales el riesgo sanitario. La experiencia de los trabajadores respecto del espacio laboral y de sus propios compañeros debe articularse en los protocolos de prevención y actuación frente a la surgencia del virus, mediante la conformación de comités que supervisen, en este caso en las estaciones de peaje, la exigencia de protocolos adecuados y la interrupción de la actividad por una quincena ante la aparición de un caso, con hisopados para todos los compañeros pertenecientes al peaje, al comienzo de la cuarentena laboral de quince días y a la finalización de la misma. El protocolo unilateral de las patronales plantea que con él y con una distancia social difícil de garantizar estamos a salvo, pero los números de contagios en AUSOL y en el conjunto de la industria dicen otra cosa.

Por la participación de los trabajadores en la toma de decisiones

Si bien se impuso el cierre del turno mañana en Tigre, SUTPA -cuyo secretario general, Sergio Sánchez, es hombre de Facundo Moyano- se limitó a realizar reuniones de Zoom por sector -dividiendo a los compañeros-, en las que no se decidió nada. Fueron reuniones informativas.

En estos días de liberación de la cuarentena, que coincide con los picos de contagios y muertes, los compañeros del peaje deben reclamar asambleas para discutir cómo aplicar el protocolo, votar compañeros para conformar un comité de control por su adecuación y cumplimiento, y tener la potestad de parar el trabajo en caso de que la empresa lo incumpla. A este problema fundamental se suma la necesidad urgente de testear al conjunto del turno frente a un contagio y, por último, la defensa de los compañeros licenciados y su salario al 100%.

Defendamos la vida y nuestro trabajo.

Suscribite a Política Obrera