“Tenemos que estar”

Escribe Marcelo Ramal

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cualquiera que lea los artículos de Política Obrera que impulsan la campaña por nuestra legalización puede advertir que su propósito no es ocupar una banca en el parlamento, ni mucho menos para darle quórum a Capitanich, empoderar a la policía para ocuparse de la “perspectiva de género”, ni tampoco rubricar el pacto de ´transición´ del FdeT y JxC, tras la pantalla dela “emergencia alimentaria”, ni que digamos legalizar el delito de opinión, so pretexto del antisemitismo, en compañía de Larreta y Solá. La finalidad es reforzar nuestros recursos políticos para continuar la lucha por el reconocimiento sin atenuantes del derecho de Tendencia en el Partido Obrero, e incluso en toda la izquierda. El propósito es (re) construir el partido revolucionario.

El artículo que lleva por título “Tenemos que estar” lleva el encomillado para contrastar nuestra política con el slogan vulgar del aparato oficial en la provincia de Santa Fe. Esa consigna no fue más que un recurso desesperado para hacer frente a la evidencia de que no se lograría el mínimo de votos necesario para consagrar un legislador, al menos en el Concejo Deliberante de Rosario. Mientras imploraban un “tenemos que estar”, privaban de recursos y apoyo política al partido del cordón industrial de San Lorenzo, de la ciudad capital y a la juventud de Rosario, como castigo por su alineamiento con lo que después sería la Tendencia. Detrás del afán arribista de la consigna operaba un plan político de liquidación organizativa. Ahora el aparato pretende que nos hemos asociado a su política liquidacionista sin advertir la ironía del encomillado; ningún aparato ha tenido nunca sentido del humor. Por cierto, a quienes impugnaron el “tenemos que estar” en la conferencia electoral de 2019 les propinaron algo bastante más severo que una ironía: ni más ni menos que la intervención de la regional.

Ahora sí “tenemos que estar” y luchamos por estar. No es una aspiración parlamentaria o electoral autorreferencial, que da la espalda a las necesidades y luchas de las masas, por un apetito de aparato. “Tenemos que estar” es nuestra lucha por el derecho de Tendencia y la democracia obrera en los partidos revolucionarios, y la denuncia de la expulsión sumaria de 1.200 militantes, sin derecho a defensa, uno por uno, por parte de una capilla que ni siquiera se tomó el tiempo de convocar al comité nacional, que se encontró ante un hecho consumado. La expulsión fue acompañada de espionaje a la correspondencia de militantes e intervenciones a distritos, apelando a la justicia electoral y al estado capitalista. Nadie debe llamarse a confusión: queremos la legalidad para reforzar nuestras herramientas de acción para (re) construir el partido revolucionario e imponer el derecho “de estar” de nuestra Tendencia.

En esta línea llamamos a los luchadores y al pueblo a adherir a la obtención jurídica de nuestra legalidad, en momentos en que la izquierda finge una unidad de mentiras, mientras se liquida faccionalmente en la práctica.

Por todo esto, reclamamos tu adhesión a la legalización de la Tendencia.

SUMÁ TU ADHESIÓN AQUÍ

Suscribite a Política Obrera