Una provocación del PTS contra el SUTNA

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 5 minutos

El PTS (MAC) ha debutado en el Plenario Sindical Combativo de un modo curioso: acaba de realizar una impugnación integral de la dirección del SUTNA, a través de un artículo publicado en Izquierda Diario. El cuestionamiento a aspectos tan amplios como la política salarial, la política frente a la patronal con relación a la pandemia, la posición ante las importaciones de neumáticos, establecen un rechazo general a la dirección del sindicato. ¡Vamos por una nueva dirección!, parece ser la consigna del PTS, que hasta ahora rechazaba frente a la burocracia sindical, tildándola de anti-principista y colaboracionista. El PTS no ignoraba ninguno de los hechos o posiciones del SUTNA, que ahora impugna, cuando ingresó al PSC: ¿aguardó la entrada al PSC para lanzar este ataque, o esperó para hacerlo el anuncio de una conferencia latinoamericana? Si la respuesta a estos interrogantes es afirmativa, estaríamos ante una provocación. Las divergencias se hacen públicas luego de haberse presentado en la organización común. Decir que la “flamante” incorporación del MAC/PTS debuta con una “flamante” crisis a su interior, es un eufemismo; quienes son responsables de la crisis son los que ya estaban adentro del PSC, que apelan a la unidad por la unidad misma, para evitar la clarificación y la delimitación.

Salarios

La impugnación del PTS a la política salarial del SUTNA parece salir al cruce de la noticia, difundida días atrás, de que fue el único gremio que le ganó a la inflación en los últimos cuatro años. La noticia no puso feliz al PTS. El PTS denuncia “una pérdida salarial” a partir de 2016, o sea desde que fue echada la burocracia K, sin presentar números. La información pública dice, sin embargo, que en medio de una reducción salarial de conjunto de la clase obrera “en blanco” de un 19,5% en los últimos cuatro años, las paritarias del Sutna dieron como resultado para el mismo período un 10,9% por arriba de la inflación.

La nota del PTS incorpora un gráfico que toma por base el mes de junio de 2016. Según muestra, los meses siguientes darían como resultado una caída del salario. Pero el acuerdo 2016 incrementó el salario un 28% desde julio 2016 y la inflación fue del 2% en julio, 0,2% en agosto, 1,1% en septiembre, 2,4% octubre, 1,6% noviembre, 1,2% diciembre. ¿Cómo puede haber caído el poder adquisitivo respecto a junio si el salario recibió un incremento del 28%?

El PTS tampoco opina sobre cuestiones metodológicas; a saber, que las paritarias que aquí se denuncian fueron discutidas y sometidas a la votación de la asamblea general, que no son solamente métodos opuestos por el vértice a los de la burocracia sindical. Es el principio mismo de la constitución de los obreros como clase.

Importaciones

El PTS cuestiona en su artículo el reciente comunicado del Sutna que denuncia a las importaciones de neumáticos como una política contra los trabajadores y su organización. Para el PTS, ello significa colocarse en el campo de las patronales nacionales y nos dice: "La lógica de pensamiento de que "si a las patronales les va mejor, también les va mejor a los trabajadores", es una idea históricamente peronista". El PTS dice lo mismo, todos los días, cuando afirma que la crisis capitalista hunde las condiciones de vida de las masas. Hace esto para negar el potencial revolucionario de una crisis capitalista. Así que a no tirar frases al voleo, para atacar la mayor conquista de la vanguardia obrera en décadas.

El problema que soslayan estos críticos es que el comunicado del SUTNA denuncia, entre los importadores, a “aquellas empresas que tienen fábricas radicadas en Argentina”. La “importaciones de las fábricas radicadas”, tienen por objetivo crear un stock para enfrentar una lucha a muerte con el Sutna, empresa por empresa. Este tipo de acción patronal es típico en la industria gráfica y papelera – cuando mandan a producir afuera, incluso a otros países, para quebrar las fábricas en huelga. Las burocracias sindicales y la burguesía utilizan el argumento de la escalada importadora, solo en determinadas condiciones. No es lo que plantean ahora cuando se juntan en una mesa con AEA, la mayor cúpula patronal. Como ocurre en todos los casos, hay que ser concreto.

El SUTNA ha sacado un comunicado donde denuncia a las patronales -incluidas a las “peronistas” o "nacionales”- por usar a las importaciones como un ariete contra los obreros. ¿Cuál es la posición concreta del PTS? Evitan señalarla – así ‘polemiza’ cualquiera. ¿El libre cambio – ha nacido otro ‘troskismo neoliberal”? En ocasiones anteriores a la usurpación actual del PO hemos dejado planteada la exigencia del control obrero de las exportaciones, por donde se fugan divisas, y las importaciones, donde ocurre lo mismo. El sindicato no puede quedarse pasivo ante una ola de importaciones, que tiene por propósito acumular material de guerra contra los obreros de la industria. O sea que no debe esperar pasivamente la preparación del lock out patronal, sino preparase para el combate, que será, importaciones incluidas, necesariamente político.

¿Será que el PTS, frente a la crisis del Mercosur, se ha volcado por la posición de Bolsonaro, Lacalle Pou y el paraguayo Benitez, que reclaman el levantamiento de barreras arancelarias para convertir a la región en una gran maquila o armaduría? Como obreros clasistas debemos integrar esta cuestión a nuestros planteos políticos, o sea la unidad socialista de América Latina – concretamente, la unidad de los obreros del neumático de Argentina y Brasil. ¿Sobre qué base? Sobre la base de un pacto de solidaridad huelguística contra el ataque contra unos u otros. La oposición proteccionista o desarrollista a esta posición no proviene del SUTNA o de nuestra Tendencia, sino del aparato del PO (oficial), como hemos denunciado en la discusión sobre soberanía alimentaria SOBERANÍA ALIMENTARIA. Es la misma posición desarrollista que levanta ahora al denunciar la “importación descontrolada” (Prensa Obrera, 17/8), no la preparación de un stock para ir a un lock out. Esta sí es la posición de las patronales, que quieren mantener a la competencia importadora en el marco de sus acuerdos “globales”.

El PTS cuestiona al Sutna en términos que no usaba cuando fueron los despedidos por la patronal de Lear. Lear, escribía Izquierda Diario (24/4/2017), "por un lado, contaba con el silencio cómplice de la dirección del SMATA ante los despidos y, por otro lado, desde el Ministerio de Industria le abría las importaciones a Lear Corporation para traer sus autopartes desde Honduras y Filipinas y así sustituir el trabajo que realizaban los despedidos" (LID, 24/4/2014). ¡Qué voltereta podrida! Por lo visto, parece que la presencia de Del Caño en la “Pana” habilitaba a una denuncia de las importaciones de Lear que ahora se le impugna al SUTNA.

Disputas sin principios

El artículo del PTS abre fuego también sobre la situación del Covid en las fábricas, sobre el ATP, los tramos no remunerativos de las paritarias y las condiciones de trabajo. Pero el Sutna es el único gremio del país que ha presentado su propio protocolo y que ha ido a una huelga general y varias medidas de fuerza para defenderlo.

A la luz de todo lo anterior, es claro que el PTS ha decidido propinarle un ataque general a la lista Negra del SUTNA, con un único horizonte claro: las próximas elecciones de gremio, donde el PTS ha presentado una lista de oposición contra la actual dirección seccional y nacional. Esta escalada convierte en papel mojado la claúsula más relevante del reciente acuerdo entre el PTS y el Plenario Combativo, aquella que promete “una acción común en materia de listas y agrupaciones sindicales”. Se ha permitido al PTS ingresar al PSC, en especial por el aparato del PO, como moneda de cambio de otras maniobras, en especial las elecciones del año que viene. ¡Y después atacan al PO (T) porque denunciamos que el PSC es una colateral electoral de los que medran en el FIT-U! Todos los acuerdos y desacuerdos en este 'frente' tienen que ver con maniobras – carecen por completo de principios.

Suscribite a Política Obrera