Trump y el Congreso preparan un golpe a los desocupados

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 1 minuto

Avanza las discusiones en el congreso norteamericano, entre demócratas y republicanos, para aplicar un recorte de la ayuda de 600 dólares por semana que reciben los trabajadores desempleados desde marzo pasado.

La semana pasada se presentaron 1,4 millones nuevas solicitudes de compensación por desempleo. El total de trabajadores que está recibiendo los pagos federales rondaría aproximadamente 30 millones, esto es uno de cada cinco trabajadores.

Los legisladores republicanos se reunieron en la Casa Blanca con Trump. Proponen ajustar el presupuesto y reducir el subsidio a 200 dólares por semana. Detrás de esto se busca obligar a millones de trabajadores a regresar a sus empleos, independientemente del peligro del coronavirus. Los capitalistas ven el en subsidio una importante barrera para ello.

Trump es muy consciente de la penuria masiva que será desatada por la eliminación de los beneficios. El gobierno ha extendido silenciosamente la moratoria para evicciones en viviendas subvencionadas por el Gobierno federal por 30 días. En ese sentido, el Washington Post dio una radiografía el del colapso señalo: un millón de familias, solo el estado Carolina del Norte, se ha atrasado en sus recibos de luz, agua y alcantarillados, manifestando dificultades financieras severas.

Suscribite a Política Obrera