Tucumán: a Ceferino Nadal lo mató la policía. Fuera Maley ya

Escribe Alejandra del Castillo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los resultados de la autopsia realizada a Ceferino Nadal arrojaron que falleció durante su detención a causa de una compresión violenta en el cuello. Esto confirma la denuncia de su familia y de vecinos testigos del accionar policial el día que fue asesinado por la policía, pese a los esfuerzos del gobierno -con el ministro de Seguridad, Claudio Maley, a la cabeza- por encubrir el accionar policial. Apenas sucedido el hecho, Maley reivindicó el accionar policial declarando que se habían cumplido “estándares internacionales de detención” – ¿por el asesinato de George Floyd?

Nadal fue asesinado el 24 de junio y los resultados de la pericia tardaron un mes en darse a conocer. Durante ese tiempo se desarrolló un operativo de encubrimiento con la connivencia de la propia justicia. Se intentó instalar una versión, generada desde el propio Maley, sobre los antecedentes y supuestos problemas de salud de Nadal, que serían el motivo de la muerte. Por otra parte, policías implicados se negaron a declarar.

Ahora, la fiscal actuante, Adriana Giannoni, busca citar a una junta médica para el 10 de agosto para revisar los resultados de autopsia, alegando la existencia de contradicciones con el dictamen médico inicial, cuando destacaron, como ocurrió ahora con la autopsia, que Nadal había fallecido por una acción sobre su cuello.

El caso de Nadal, como se viene denunciando, no es un hecho aislado. En mayo tuvimos la desaparición forzada y asesinato de Luis Espinoza por la policía, caso frente al cual el gobierno provincial y la justicia lograron establecer un cordón sanitario. Imputaron y detuvieron a los agentes implicados, pero preservaron a Maley y la cúpula policial. Así han procedido con el caso de Facundo Ferreira y la decena de casos de gatillo fácil en la provincia. Esta política no es solamente tucumana, sino que replica a lo largo y ancho del país como se demuestra actualmente con la desaparición forzada de Facundo Castro por parte de la policía bonaerense.

Así como el asesinato de George Floyd, el joven afroamericano asesinado por policías en Minnesota, generó una pueblada en varias ciudades de Estados Unidos, es fundamental poner en pie una movilización popular para enfrentar el accionar criminal y represivo de la policía.

Los familiares de víctimas del gatillo fácil han decidido integrarse a la Coordinadora de Lucha, junto a los sindicatos combativos y las organizaciones piqueteras y otros luchadores.

La lucha contra el gatillo fácil plantea la lucha por la renuncia de quien aparece a la cabeza de la política de seguridad en la provincia. Fuera Maley, derogación de toda la legislación represiva, desmantelamiento de los aparatos represivos, perpetua a los ejecutores de los crímenes de gatillo fácil.

Suscribite a Política Obrera