Una rebelión en las cárceles argentinas

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 5 de diciembre se inició una huelga de hambre en las cárceles bonaerenses. Los textos escritos por los internos la definen como pacífica, solicitan dialogar con la Gobernadora, el Ministro de Seguridad y Jueces, y reclaman falta de alimentos, problemas edilicios, superpoblación, hacinamiento y estancamientos de las causas judiciales.

La gobernadora Vidal deja a las cárceles con un récord de superpoblación que duplica su capacidad. En celdas preparadas para dos personas convivan hasta cinco o seis internos/as, durmiendo en el piso, sobre frazadas o cartones. Hay falta de medicamentos y asistencia médica y psicológica; no funcionamiento el patronato de liberados. Estamos ante un cuadro de abandono de persona. Por si esto fuera poco, hace más de tres semanas que el gobierno ha suspendido el pago a las empresas proveedoras de alimentos y éstas suspendieron el servicio de alimentación.

Los internos/as llevan semanas comiendo papas y fideos, los más “afortunados” reciben alimentos por parte de sus familias. La huelga que han iniciado también restringe las visitas.

La crisis económica y social se ve reflejada en los porcentajes de pobreza e impacta directamente en la comunidad penitenciaria.

Una huelga que comenzó muy tímidamente en algunos pabellones de Magdalena, UP 1 de Olmos, UP 23 y 32 de Florencio Varela, UP 21 y 41 de Campana, UP 6 de Dolores, Up 17 de Urdampilleta, Up 46 y 48 de San Martin, Up 33 de Los Hornos, UP 12 de Junín y Up 43 de La Matanza, con el transcurso de los días fue extendiéndose hasta abarcar a la casi la totalidad de las unidades bonaerenses. Hoy el conflicto está presente en cárceles de distintas provincias como Mendoza, Catamarca, San juan, Córdoba, Santa Fe, Salta, Neuquén, Entre Ríos, Santa Cruz y Chaco.

El pliego de reclamos difundido es este:

1- peticionar que las decisiones judiciales respeten los estándares y pautas que deben observarse en los tratados internacionales que regulan el instituto de la prisión preventiva y el plazo razonable del proceso penal, interpretando correctamente los fallos que emanan de la corte interamericana de los DDHH- ultimo interprete de la convención americana de DDHH

2- que se promuevan ejecuten y activen los mecanismos que posibiliten alternativas a la medida cautelar de la prisión preventiva, detención y/o arresto domiciliario con pulsera GPS, y/o cualquiera de las condiciones que imponga el juez competente.

3- que se revea la forma en que deben ser elaborados y confeccionados los informes técnicos criminológicos. En tal sentido, solicitamos, que abandonen las fórmulas del derecho penal de autor que actualmente los rige, siendo que se corresponden con las ideas de punitivismo -la pena como revancha - vedando consecuentemente la posibilidad resocializadora de las personas privadas de la libertad.

4- solicitan el impulso de leyes o proyectos que aborden la emergencia y crisis que atraviesa el sistema penitenciario tanto provincial como nacional. Y ello en lo tocante al incremento de la sobrepoblación carcelaria. Al respeto ver documento sobre las condiciones de detención en la provincia de Bs As RC 2301/18, en fecha 9 de octubre del 2019 del tribunal de casación penal de la provincia. En efecto solicitamos que el máximo tribunal de la provincia de Buenos Aires se pronuncie en tal dirección, para que ambos ejerzan un fuerte liderazgo para la ejecución de las medidas que se estimen correspondiente.

5- se observa que el poder ejecutivo de la provincia de Bs As no utiliza el mecanismo constitucional de la conmutación de las penas- de usarlo podría atenuar el fenómeno de la sobrepoblación carcelaria- ver derecho comparado. Por ello solicitan que se evalúe la posibilidad de su empleo.

El Servicio Penitenciario lejos de dar soluciones intenta con mano dura reprimir y aislar a los huelguistas, realizando traslados y requisas en forma violenta, por ejemplo, en una unidad de Florencio Varela los tuvieron en la cancha de futbol unas 3 horas al rayo del sol con 30°C, con la sola excusa de buscar una supuesta bandera que declaraba la huelga, con esto trata el Servicio de generar miedo para que otros no se sumen.

Ya en el pasado los internos han desarrollado huelgas de hambre para hacer oír sus reclamos, lo que ahora marca la diferencia es la organización creciente del número de huelguistas y la fuerza con que se está gestando, llegando a ser una huelga nacional

Suscribite a Política Obrera