Universidad de General Sarmiento: por un plan de lucha por nuestras reivindicaciones

Escribe Cata Sarmiento

Tiempo de lectura: 2 minutos

El primer cuatrimestre evidenció los límites de la gestión de la Universidad de General Sarmiento para garantizar las herramientas y las condiciones para que la ´continuidad pedagógica´ pudiera desarrollarse. La universidad ha admitido que un gran número de estudiantes no ha podido avanzar con la cursada durante la primera parte del año por no poder acceder a los materiales de estudio. Las autoridades anunciaron con bombos y platillos una "beca extraordinaria", consistente en la entrega del material bibliográfico de dos materias a quienes cobren algún subsidio del estado o beca. Un intento de parche frente a la falta de dispositivos y de conectividad que hemos tenido estudiantes y docentes durante toda la cursada.

El segundo cuatrimestre arrancó con el colapso de la oferta horaria en el primer día de inscripción a materias. Cientos de estudiantes se quedaron sin poder anotarse a las cursadas que habían planificado. Para colmo, la universidad anunció que no habrá segunda vuelta de inscripción. Por otro lado, algunas comisiones han cerrado con alrededor de 40-60 alumnos, lo que pronostica una sobrecarga laboral de los docentes.

El problema de la falta de comisiones y de cursadas superpobladas se viene agudizando año tras año. El aumento de comisiones debe ir de la mano del aumento de la planta docente y de los nombramientos de cargos. La defensa de las condiciones laborales de la docencia debe figurar en la agenda del movimiento estudiantil. El presupuesto educativo debe tener un aumento urgente para responder todas las necesidades de los trabajadores y los estudiantes en este contexto excepcional determinado por la pandemia.

El CEUNGS da la espalda a los estudiantes

El centro de estudiantes conducido por el peronismo ha convocado, en lo que va de la cuarentena, a dos reuniones a puertas cerradas. Solo pudieron participar quienes formar parte de la comisión directiva. Ante el colapso de la oferta horaria, el Funyp y el Puente, presidencia del CEUNGS, se reunieron con la gestión universitaria sin haber llamado al conjunto de los estudiantes a debatir los reclamos.

Frente a la improvisación de la gestión y la parálisis del CEUNGS los estudiantes nos organizamos con petitorios y firmas por los problemas que se nos presentaron en el primer cuatrimestre. Los estudiantes de Historia impulsaron dos reuniones las últimas semanas. La última de estas votó llevar adelante una acción de visibilización de los reclamos a través de un “mailazo” a las autoridades y posteos en las redes sociales con el reclamo de más comisiones y condiciones que garanticen la cursada.

Tomemos impulso y de cara al segundo cuatrimestre docentes y estudiantes discutamos en una asamblea interclaustro un plan de lucha y acciones de conjunto para arrancar al estado y a la universidad todas las herramientas necesarias para garantizar la cursada y las condiciones laborales de la docencia.

Suscribite a Política Obrera