Reino Unido: la lucha de los trabajadores de la salud

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido están exigiendo aumento de sueldo, que se reconozca su labor de trabajadores esenciales frente a la crisis sanitaria y una mejora en las condiciones laborales. Mientras Johnson aplaude el trabajo de los médicos y enfermeros que lo curaron, sus salarios cayeron el 20 % en diez años de austeridad conservadora. Los últimos aumentos que recibieron se vinculan a variables de “desempeño”, reduciendo drásticamente la progresión salarial incremental (wsws.org, 11/8).

El país ha superado un total de 65.566 muertos y 309.763 casos, desde que inicio de la pandemia Covid-19. Se calcula que, entre el personal de salud, serían más de 600 los fallecidos. Gran número de trabajadores denunciaron que en muchos hospitales escasean las máscaras y la ropa de protección para el personal.

Bajo este panorama explosivo los trabajadores del NHS se movilizaron en todo Gran Bretaña. Las manifestaciones fueron promovidas por Keep Our NHS Public (KONP), un grupo de campaña respaldado por secciones del Partido Laborista y la burocracia sindical. Pero ni los funcionarios del Partido Laborista ni los sindicatos de la salud se asociaron abiertamente con las manifestaciones, que fueron coordinadas en gran medida a través de grupos locales de Facebook.

En Londres, centenares de trabajadores marcharon con una pancarta de "páguennos lo que nos debe". Los asistentes denunciaron que el gobierno está usando la plata para rescatar a los capitalistas británicos, mientras los trabajadores se mueren en la primera línea de lucha contra el Covid-19 (Kent en línea, 12/8).

El copresidente de KONP, el Dr. Tony O'Sullivan, dijo: “Este gobierno vergonzoso ha dado cientos de millones de libras a sus amigos para financiar contratos de Covid secretos y abismalmente fallidos, supervisó el desastre de 65.000 muertes y con total hipocresía” (…) “Ahora se abusa de la buena voluntad y el compromiso de nuestras enfermeras y otro personal del NHS al negarles cualquier compensación salarial” (Morning Star, 7/8).

Se calcula que hubo 40 movilizaciones más por suelo británico y una treintena de actividades virtuales. El gobierno conservador todavía no ha realizado ninguna declaración sobre el tema, pero en el pasado, presionado por el aumento del número de muertos del personal de primera línea, el secretario de salud Matt Hancock anunció en abril que se destinará una suma total de 60.000 libras esterlinas para las familias de los trabajadores sanitarios que murieron a causa del virus como resultado de sus funciones.

Las luchas de los trabajadores de la salud británicos empalman con la de los trabajadores del mundo en defensa de la vida y las condiciones de trabajo.

Suscribite a Política Obrera