Perú: “Paramos porque nos están matando”

Escribe Joaquín Antúnez

Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante el miércoles 26 y el jueves 27 de agosto se desarrolló una huelga nacional de los médicos peruanos, la medida fue auspiciada por la Federación Médica Peruana (FMP).

A lo largo de la pandemia por coronavirus los trabajadores de salud en Perú han sufrido 3575 infecciones, así como la muerte de 146 de sus compañeros. A nivel nacional, el país es azotado por más de 600 mil infecciones y 25 mil muertes, siendo el 3er país más afectado por los decesos y el segundo en nivel de contagios. Sin embargo, al contar con una población de 33 millones de habitantes, reviste el nivel más alto de infección cada millón de habitantes en el mundo, con 835 contagiados por millón.

Si bien el presidente de la FMP, Godofredo Talavera, aseguró en los medios que” no vamos a descuidar las atenciones de COVID-19; estarán garantizadas en los hospitales" (DW, 25/08). Fue la propia ministra de salud, Pilar Mazzeti, cruzó a los trabajadores de salud, acusando que "el virus no hace huelga, ni levantamiento ni marcha". (ídem)

Vaciamiento

Los médicos han salido a reclamar contra el vaciamiento del sistema de salud público, nuevamente Talavera en conversación con los medios denunciaba el escaso presupuesto destinado a salud. “En pandemia, actualmente, hemos pasado de 18.500 a 23.000 millones de soles (de 5.285 a 6.571 millones de dólares) de presupuesto. Pero para el otro año será de 20.000 millones de soles (unos 5.714 millones de dólares). O sea, se reduce en vez de aumentar" señaló (Clarín, 26/08) Esto representa un 2,2% del PBI, la media en América Latina es el doble, incluso en países como Brasil y Chile.

Entre otras denuncias, se señala la falta de personal. Para lo cual la FMP reclama la incorporación de más de 16 mil médicos especializados y 8 mil médicos clínicos. A su vez, comentan que existe una enorme precariedad de contratos, con congelamiento salarial y además con la permanente lucha por mantener los contratos y evitar no solo el desempleo sino el vaciamiento de los hospitales. A estas exigencias se suma la ausencia de barbijos N95 y de oxígeno para los médicos. Durante semanas la ministra Mazetti aseguró contar con todos los recursos para abastecer a los médicos, para luego señalar que estos no llegaban a las zonas críticas como los hospitales en zonas de la Amazonía.

Congreso

Hace meses que se debatía en el Congreso una ley para regular el ingreso a carrera profesional de los trabajadores de la salud y acabar con el régimen de trabajo precario. Tras las trabas puestas por el propio presidente Vizcarra finalmente ha sido aprobado, aunque un texto muy limitado, que recoge algunos reclamos de la huelga.

La misma habilita ascensos automáticos y el ingreso de contratados a carrera profesional, así como la conformación de Grupos ocupacionales y Cambio de Línea de Carrera. Según el texto aprobado, "los grupos ocupacionales se estructuran por profesionales, técnicos y auxiliares. Con esta medida el personal de la salud podrá, previa evaluación, postular de auxiliar a técnico y/o de técnico a profesional”. (Clarín, 26/08)

Sin embargo, este aumento de la planta medica no sería compensada con un aumento equivalente del presupuesto, sino que sería absorbido por el existente. De esta manera, los opositores al proyecto-vinculados a Vizcarra- advierten que los 685 millones de dólares (2.400 millones de soles) se reducirían de la asignación a la población peruana.

La huelga médica en Perú ha echado leña al fuego de un país en el candelero, la lucha por imponer las reivindicaciones demanda nuevas medidas que profundicen el paro de 48 horas y la deliberación del personal de salud en todo el país para defender la vida de los trabajadores. Comenzando por la necesidad de imponer la centralización de todos los recursos sanitarios.

Suscribite a Política Obrera