Exactas-UBA: la autoperpetuación de La Cámpora (a propuesta de la Franja)

Escribe Fede Fernández

Exigimos una asamblea.

Tiempo de lectura: 3 minutos

La semana pasada ocurrió un hecho que debe llamar la atención de los estudiantes de Exactas. La conducción del Centro, Identidad (La Cámpora), asistió a una reunión convocada por la FUBA que conduce la Franja Morada (Juntos por el Cambio). Esa reunión no tuvo difusión previa ni dio a conocer tampoco la actas oficiales de ella. Se informó, sin embargo, los trece presidentes de Centros de la UBA decidieron “auto-extender” su mandato,con el cantado pretexto del ‘distanciamiento social’. Propósito muy ‘loable’, pero que debe ser decidio por el soberano – el movimiento estudiantil.

La suspensión de las elecciones, que debían tener lugar en el segundo cuatrimestre, es un hecho objetivo, porque la UBA se encuentra cerrada a la presencia de estudiantes y docentes. La “auto-prórroga” no deja por eso de revestir gravedad. No han sido el Centro de Exactas -Comisión Directiva, Asamblea- los que han resuelto la postergación sin fecha de las elecciones. Cada presidente les extendió el mandato a los demás Centros y viceversa, sin ningún tipo de plazo ni criterio de funcionamiento mientras no se pueda volver a la presencialidad. En Página/12, La Cámpora y la Franja Morada, han adelantado que pretenden que su ´extensión´ continúe hasta... ¡septiembre de 2021! Ni el chileno Piñera ni la boliviana Áñez se atrevieron a tanto

La reunión de la FUBA para extender los mandatos ‘de facto’ no ha abordado ninguno de los problemas que tenemos los estudiantes para atravesar nuestra cursada. No se ha discutido el problema de la falta de conectividad, de las becas o incluso del salario docente que se encuentra por niveles de subsuelo. Han votado una prórroga indefinida sino validar un mandato en términos de acción sinidical, académica ni politica. Los consejos directivos de las facultades siguen operando, sea en forma virtual o por teléfono. Tampoco se ha abierto una discusió,n ni medidas relacionadas a la falta de presupuesto, las pésimas condiciones edilicias (en un escenario incierto en lo que respecta al virus) ni mucho menos los convenios con empresas que privatizan y vacían las carreras, como ha ocurrido en Exactas con el convenio con Shell. No es sólo una autoprórroga institucional o burocrática, también es un cheque en blanco. Para el caso, Medicina acaba de denunciar el colapso sin salida de la atención en Terapia Intensiva, pero el Centro de esa facultad ha dado la callada por respuesta. El camporismo de Exactas, junto a sus ‘amigos’ de JxC, hace lo mismo cuando no interviene acerca de las proyecciones estadístico-socilales de la pandemia, que son manipuladas políticamente ante la presión capitalista para seguir con la acumulación capitalista encima de un número de muertes que no para de crecer. Al lado de la Ciudad Universitaria se levantará, en los terrenos del Tiro Federal, un proyecto inmobiliario que va en dirección contraria a la descentralización urbana que ha dejado planteada la pandemia.

La conducción del CECEN, en todas las instancias, como son las comisiones y las asamblea, ha impedido cualquier iniciativa de organización. El ´mecanismo´ ya lo hemos señalado desde En Acción - Tendencia. En las comisiones se impide votar campañas, porque rige la norma del ´consenso´, es decir, lo que La Cámpora quiere. En las asambleas, las propuestas que disgustan a Identidad… se pasan a comisión. El resultado: un CECEN que opera sobre los estudiantes de acuerdo a lo que deciden las autoridades y el decano. El ejemplo de la última asamblea, convocada para rechazar el acuerdo con Shell, no pudo resolver nada al respecto – dando curso a la privatización ‘nacional y popular’ del grupo del macrista Aranguren. La conducción, en esa asamblea, directamente ¡eliminó el chat! para que ningún estudiante pueda expresarse, aunque con algún comentario breve.

Una extensión del mandato sin, justamente, la discusión de un mandato político, implica sobre todo un vaciamiento del CECEN – nada que envidiar a la burocracia de los sindicatos. Contrario a la ´auto-extensión´, la FUBA y los centros deberían haber convocado un Congreso Abierto de la Federación, con derecho a opinión y voto de todos los estudiantes. La imposibilidad, relativa, de elecciones se debería haber resuelto una consulta permanente a los estudiantes, por ejemplo, en asambleas mensuales. Este vaciamiento político de nuestros organismos como el Centro o la FUBA tiene lugar frente al derrumbe social de la organización capitalista de la educación.

Desde En Acción - Tendencia rechazamos la resolución de la FUBA.

Exigimos de inmediato la convocatoria a una asamblea del CECEN para poner en conocimiento a toda la facultad de las decisiones de la actual conducción. La necesidad de enfrentar la crisis educativa amerita discutir un plan de lucha y elegir delegados en cada curso. También propondremos el rechazo en la Comisión Directiva, que ha sido completamente vulnerada con esta resolución. Proponemos resolver un funcionamiento de asambleas mensuales y consulta a los estudiantes. La convocatoria a un congreso extraordinario de la FUBA, abierto y con derecho a voto, es otra instancia fundamental para organizar a todo el movimiento estudiantil de la UBA por nuestros reclamos.

Suscribite a Política Obrera