La pandemia acentúa la disputa por la biotecnología cubana

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 1 minuto

Cuba fue el único país del mundo que no reportó hasta el momento enfermos de covid 19 entre su personal salud. Los contagios a la fecha, aunque recrudeciendo como en otros sitios, registra poco más de 4 mil y 95 muertes. El índice de mortalidad cubano es de los más bajos del mundo con 8 fallecidos por millón de habitantes. América Latina registra los mayores índices en la materia que encabeza Perú con una cifra que supera 100 veces al índice cubano - 871.

Ahora Cuba, uno de los países del subcontinente más atascado económicamente de los últimos 30 años, con un PBI per cápita entre los más bajos, acaba de sorprender con el inicio de las pruebas de una vacuna contra el covid 19, que se encuentra en una fase más avanzada.

La biotecnología cubana es un producto indiscutible de la revolución, obtenida contra el boicot del imperialismo mundial y la industria farmacéutica capitalista. Claro que la inversión pública cubana en educación, ciencia y técnica, ha venido cayendo sistemáticamente en los últimos años, como ha ocurrido también en otras áreas muy sensibles de la economía (muy especialmente en la agricultura). Es la ocasión que busca el gran capital internacional para imponer una privatización de la biotecnología y la industria farmacéutica, que significaría capitalizar, o sea confiscar a costo cero, un desarrollo que la burguesía mundial ha boicoteado todo el tiempo.

Suscribite a Política Obrera