No para la campaña por la legalidad de la Tendencia del PO

Escribe Lucas Benvenuto

Tiempo de lectura: 1 minuto

Ingresando a los 50 días de la campaña política por la legalidad de la Tendencia del Partido Obrero, hemos cosechado las primeras miles adhesiones entre los distritos de Santa Fe, CABA y Provincia de Buenos Aires.

La primera fase de esta lucha política se desarrolló en íntima conexión con una campaña financiera que permitiera obtener los recursos para una iniciativa que la pandemia hace más difícil.

Las primeras adhesiones políticas reflejaron no solamente el interés de nuestra periferia cercana en los lugares de trabajo y estudio. Hemos obtenido el apoyo de militantes y simpatizantes de izquierda, como es el caso en Pergamino, y peronistas que, con una perspectiva democrática, han dado su “visto bueno” para que nos podamos servir de la herramienta de la legalidad para nuestra propaganda y agitación política.

Una fuerza que actúa allí donde palpitan las masas, como ser la lucha por la tierra y la vivienda en todo el territorio nacional, necesita obtener una personería que levante los obstáculos que presentan los medios de comunicación del sistema y que permita confrontar las opciones políticas y electorales en disputa.

La pandemia ha abierto una crisis existencial del capitalismo, pues dejó al desnudo su contradicción irrevocable con todas las necesidades de la vida: salud, vivienda, educación, el trabajo como vocación transformadora. Dejó a la vista una bancarrota económica insuperable como régimen social, que se enhebra con la frustración que impone a toda realización auténticamente humana. El Partido Obrero (Tendencia) representa a quienes lucha por el socialismo y la revolución mundial.

Hemos conseguido un apoyo invalorable: la adhesión militante de muchas y muchos del Polo Obrero. En la provincia de Buenos Aires, los compañeros de Moreno se movilizan por este objetivo, desde condiciones sociales y ambientales dificilísimas, luego de romper con los métodos punteriles de la “oficialidad” del Polo Obrero. Priorizamos la lucha de frente único contra el Estado, rechazamos el método del arreglo a puertas cerradas con los funcionarios de turno.

El derecho a presentar un programa político revolucionario de cara a todas las clases sociales, es una reivindicación fundamental para todo obrero u obrera. En especial cuando hay movimientos de masas gigantescos en todo el mundo y perspectivas revolucionarias de alcance continental y mundial.

Convocamos a una movilización política para legalizar la Tendencia.

Suscribite a Política Obrera