"La atención primaria en José C. Paz se encuentra en total abandono"

Escribe Cata Sarmiento

Entrevista a Carolina, trabajadora de la salud.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Carolina es psicóloga comunitaria y trabaja como becaria en centros de salud de José C. Paz desde agosto de 2008. Actualmente cumple funciones en la salita “Mirador de Altube”. Hace cuatro meses que sus haberes son retenidos de manera arbitraria sin mayor explicación. En la siguiente entrevista Carolina nos cuenta cuál es la situación por la que viene atravesando y en qué condiciones se encuentra el sector de salud en José C. Paz.

¿Alguna autoridad le ha dado respuesta ante la retención arbitraria de tus haberes?

Yo me enteré de la retención de mis sueldos porque cerca del feriado del 9 de julio quise realizar una compra y no pude porque mi saldo era insuficiente. El día 13 me dirijo a Recursos Humanos del municipio y me atiende Patricia Mondoví, que es hija de José Mondoví, actual jefe de Recursos Humanos y durante 16 años presidente del Concejo Deliberante. Esta señora me comunica que es el segundo sueldo que me habían retenido y que estaba dada de baja por no haber ido a trabajar. Contesté que eso era mentira y le pedí ver mi legajo para ver donde figuraba esa supuesta baja, pero se negó y comenzó a gritarme. Fui a ver a la secretaria de Salud y me atendió Carina Salvatierra, abogada y secretaria de Ishii. Ee dijo que Patricia Mondoví me iba a hacer una denuncia penal si insistía en reclamar.

El municipio intentó echar ilegalmente a muchos profesionales de atención primaria reteniéndoles el sueldo a fines de mayo. Recursos Humanos les dio el mismo falso argumento que a mí: que les retenían los haberes por no haber ido a trabajar. Ellos reclamaron inmediatamente y les pagaron, como yo me enteré tarde, caí en la trampa. Hace 4 años que comenzó un proceso de vaciamiento de los centros de salud, especialmente de las profesiones médicas y de enfermería. Este proceso coincidió con la construcción de los nuevos hospitales municipales. Cada médico que renunciaba, se jubilaba o estaba de licencia por una enfermedad crónica, no era reemplazado. Así las salitas se fueron quedando sin médicos. Cómo nunca firmé mi baja y considero todo el proceso como irregular, sigo trabajando y estoy siendo asesorada por un abogado.

¿Recibiste apoyos?

El apoyo de mis compañeros de trabajo lo he tenido en privado, pero no en público ya que el municipio ha tenido una política de amenazas de despidos, retenciones y descuentos de sueldos arbitrariamente. Los pocos trabajadores que quedan en atención primaria tienen miedo de perder sus trabajos. Es más, al comienzo de la pandemia echaron a trabajadores de la salud que habían hecho público su reclamo por equipos de protección y por un pedido de mejora salarial en el Hospital Caporaletti. He recibido apoyo público de los vecinos a través de la Asamblea “No al Cierre de Salitas J.C.P.”; me sentí muy contenida y se los agradezco mucho. Hice pública mi situación en medios de comunicación locales. La asamblea también me está ayudando a visibilizar la problemática a través de las redes sociales.

¿Qué rol cumplen los centros médicos en los barrios?

Los centros de salud en los barrios son fundamentales, pero lamentablemente, producto del vaciamiento de los últimos años, la atención primaria en José C. Paz se encuentra en total estado de abandono enfrentando una de las peores pandemias de la historia. De los 24 centros de salud, sólo 8 o 9 tienen médicos y la intención de la intendencia ha sido y sigue siendo cerrar la mayor cantidad de salitas posibles. Es muy triste para todos los que trabajamos acá desde hace muchos años ver cómo fuimos perdiendo compañeros, como se diezmaron los equipos de salud, cómo empeoraron tanto las condiciones edilicias de las salas y los salarios de los trabajadores. El proceso de vaciamiento es intencional y es una decisión política de las autoridades municipales. Para mí es un crimen sanitario con todas las letras.

La atención primaria tiene como ejes principales la prevención y la accesibilidad. Sería estratégico, en condiciones normales, que los vecinos pudieran contar con la mayoría de los servicios de salud cerca de sus casas. Nosotros recibimos a la población más vulnerable, que no cuenta con obra social. Hay centros de salud que ni siquiera cuentan con enfermeros ni vacunación.

¿Cuál es tu opinión con respecto a la salud pública, particularmente en el contexto de pandemia?

Hace falta más inversión en salud, tanto en equipamiento, insumos, como a nivel edilicio, pero, sobre todo, falta inversión en capital humano. Faltan médicos y enfermeros a causa de los bajos salarios en comparación con el sector privado. Lamentablemente, con respecto a las paritarias, siempre dejan a lo último al sector. La salud pública no va a mejorar el nivel que fue perdiendo mientras no se invierta en recurso humano. Increíblemente, se considera héroes al personal de salud, pero no les aumentan los salarios. Los trabajadores de la salud no son tratados con la dignidad que se merecen. Están arriesgando su vida por los demás y hasta se los persigue y hostiga por reclamar mejores condiciones laborales. Hay muchas autoridades sanitarias en diversas instituciones que no contienen ni cuidan a los trabajadores como deberían, ni escuchan sus reclamos.

Suscribite a Política Obrera