“Metrovías reconoce mi afección laboral y que el subte está contaminado con asbesto”

Escriben Ramón Acuña y Pablo Viñas

Reportaje a Gustavo Villalba, el primer afectado por asbesto en el sector Tráfico del subte.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Política Obrera entrevistó a Gustavo Villalba, conductor de la línea B del Subte, a quien este año tras estudios realizados por la ART (una conquista arrancada con la lucha de los trabajadores), lamentablemente le confirmaron que sufre una afección (neumoconiosis) por la presencia del material cancerígeno asbesto en el subte. Gustavo es el primer compañero del sector Tráfico afectado por este compuesto, que incluso se encuentra en formaciones del subte que fueron importadas cuando ya estaba legalmente prohibida en el país. Esto demuestra que el asbesto no es un problema reducido a los talleres de mantenimiento, donde se han realizado más estudios, y ya se tiene conocimiento de otros 26 casos con distintos niveles de afección por asbesto, algunos muy graves.

¿Cuándo comenzaste a trabajar en el subte y en qué sectores lo hiciste?

Entré en agosto de 1997. Fui boletero de la línea C, y después de las 6 horas, en el año 2003, comencé de guarda hasta hace unos siete años atrás que comencé de conductor, la flota con la que trabaje mucho tiempo son los Mitsubishi. Muchas veces entre los compañeros decíamos que había mucho olor a zapata, por los frenos que contenían asbesto, con un sistema de freno por fricción, que pulverizaba y diseminaba asbesto en todo el subte. Ahora esas zapatas han sido cambiadas pero la fibra de asbesto quedó, y también está presente en otras partes de las formaciones en varias líneas.

¿Cuándo y cómo te enteraste de que te encontrabas afectado por el asbesto?

La ART en octubre de 2019 me hace una espirometría y me sacan placas, y en enero de este año me citan para hacerme tomografías, luego no tuve más noticias hasta que recién a principios de abril me llama la ART para citarme a una reunión con Metrovías, ART y el Sindicato Agtsyp y sus profesionales médicos. Alertado por esta situación entré por mis propios medios a la página del Hospital Británico y logré bajar mis estudios de allí, enterándome que tengo ensanchamiento pleural, con pequeñas calcificaciones, lo cual es concretamente una afección de asbesto, y también salió un ensanchamiento de la cola del páncreas, indicándoseme luego en la reunión, que por esto último tenía que hacerme ver urgente por un médico, lo cual es todo una irresponsabilidad absoluta porque al menos la ART tuvo esos resultados durante meses sin informarme y como consecuencia además seguí trabajando un tiempo durante la pandemia a pesar de tener una afección pulmonar . Por otro lado, en esa reunión a la par que me confirman que sufro neumoconiosis, me decían que estoy bien, pero que no puedo ir más a trabajar ya que no puedo estar en lugares contaminados con asbesto.

¿Te comunicaron alguna vez por escrito que no tenías que regresar al trabajo?

Si, de hecho, Metrovías me envió una carta documento que dice: “Con motivo de la revisión médica y de los estudios realizados por la ART por la temática del asbesto se le declaró la baja médica y por tal motivo se lo liberó de prestar servicios, por lo que no deberá concurrir a su lugar de trabajo a ningún efecto” es decir que me indican que por mi afección de asbesto no puedo trabajar más, y que tampoco debo siquiera acercarme al Subte. Con lo cual no cabe otra interpretación que Metrovías reconoce mi afección, que es laboral y que el subte está contaminado con asbesto. Al margen de que luego la ART me da un alta diciéndome que no tengo secuelas, cuando es sabido que esto queda de por vida y que siempre tendré que hacerme controles.

¿Qué opinás de la medida cautelar obtenida por la AGTSyP prohibiendo la manipulación o contacto con piezas con asbesto?

Pienso que es importante tener un respaldo legal, pero ¿qué pasaría si un trabajador de base se niega a subir a las formaciones contaminadas? Si fuera sancionado no podemos esperar tiempos judiciales que puedan demorar años, por eso es importante actuar en forma conjunta, para poder defender nuestra salud, pero respaldados entre todos los compañeros con un accionar común en defensa de la salud.

En la B tenemos las formaciones Mitsubishi que tienen asbesto, esto no solo nos contamina a los trabajadores, sino que existe un riesgo cierto para el público, porque en su carcasa, sus chasis están pintados con pintura bituminosa, que contiene amianto azul, que es el más cancerígeno, y todo el sistema de ventilación de las formaciones donde viajan los pasajeros tiene amianto. Por otro lado, todo el subte está contaminado con las fibras que se han ido acumulando durante años, y la propia circulación de los trenes hacen que ello incluso afecte a las nuevas estaciones y talleres de la línea. En su momento en tráfico decíamos que si en algún momento se confirmaba un caso en el sector no íbamos a trabajar más con los Mitsubishi, finalmente apareció el mío, pero fue confirmado en medio de la crisis por el Covid, pero tenemos que exigir una respuesta urgente.

En marzo tras anunciarse el incremento de medidas de fuerza por la desabestización, la empresa firmó un acta en el que se informaba que la “Jefatura de Gabinete y la Secretaría de Transporte de la CABA instruyeron a SBASE a iniciar las tareas referidas a la compra de material rodante nuevo para la línea B para reemplazar la flota MITSUBISHI.” Comprometiéndose en un “un plazo de 30 días” a presentar un proyecto económico y técnico para el cambio de flotas, sin embargo, con el comienzo de la pandemia no se habló más del tema ¿qué opinas de esta situación?

No solamente el cambio de flotas, sino también ralentizo hasta las desabestización parcial que se estaba efectuando. Creo que existe una lectura equivocada de que el Covid mata y el asbesto no, pero se trata de un terrible error, porque el asbesto también mata, pero lo hace en forma silenciosa, pero el asbesto concretamente puede generar cáncer, pienso que esto no puede dejarse de lado, que es urgente, que debe seguirse con la desabestización, que debe cambiarse la flota y continuar con los estudios a los compañeros. Además, como he conversado con una respetada infectóloga, y como la propia ART les ha informado a otros compañeros afectados, la neumoconiosis es una afección pulmonar que nos convierte en población de riesgo para el Covid.

¿Qué opinas de la propuesta del Taller Rancagua de hacer una asamblea general de toda la línea B para tratar este y otros temas?

Yo estoy totalmente de acuerdo, incluso lo he hablado con mis delegados, me parece muy bueno que nos juntemos como conjunto la línea B porque esto nos afecta a todos.

Suscribite a Política Obrera