EE.UU.: golpes judiciales y una elección ‘sucia’

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 1 minuto

¿“Listos para la elección más sucia de la historia de EE.UU.”?, titulaba The Guardian días atrás (13/9).

En las últimas 48 horas se ha sumado otro factor de crisis, a partir del fallecimiento de la jueza de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg. Trump ahora “tendrá la oportunidad de remodelar la Corte como ningún otro presidente desde Ronald Reagan, moviendo la cancha a la derecha” (Reuters, 19/9). La paridad conservadora actual de 5 a 4 sería llevada a otra de 6 a 3. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que tiene la intención de proceder al pronto reemplazo de Guinzburg.

Hasta dos semanas atrás, incluso la cadena Fox, que fogonea a Trump, lo daba perdedor a Trump - abajo por más de 10 puntos. Cuando faltan menos de 7 semanas para los comicios presidenciales, “sin embargo, la reelección (de Trump) es una posibilidad real. Florida ha cambiado y ya no se inclina por los demócratas. Una victoria de Biden-Harris en Nevada parece menos segura. Trump está abajo, pero no fuera (de competencia)”, dice The Guardian (12/9).

Ni los índices de contagio de Covid, ni la situación económica, ni las bravuconadas imprudentes de Trump sobre la salida de una vacuna para hacer frente a la pandemia le han quitado oxígeno – tampoco los impresionantes incendios en toda California y Oregon. Esto sería una muestra, el menos en principio, de la polarización que han desatado la rebelión anti-racial y las luchas sociales. Ciertamente todo un sector del capital se ha abierto de Trump. No sólo en el partido republicano sino especialmente en las fuerzas armadas, el aparato fundamental del imperialismo norteamericano —sus comandantes se negaron a usar fuerzas militares para la represión “interna”. La polarización es acicateada por la reiterada advertencia de medios y voceros acerca de una llamada ‘guerra civil’. Advierten que la jornada del 3 de noviembre concluirá en incidentes violentos.

Lo cierto es que entre la pandemia y el derrumbe económico y social entre lazados, una “crisis prerrevolucionaria sopla en la nuca de los Estados Unidos.

Suscribite a Política Obrera